El nuevo Código Antidopaje advirtió que tomar un té de coca puede dar positivo a la cocaína


La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) advirtió que el consumo de té de coca, poco antes de una competición deportiva, «puede dar positivo a la cocaína», sustancia no permitida por el Código Mundial Antidopaje que entró en vigencia el pasado 1 de enero.

El organismo especificó que una concentración de 10 nanogramos (una milmillonésima parte de un gramo) por mililitro de orina, en el caso de la cocaína, o de 180 nanogramos en de los cannabinoides, son los límites por debajo de los cuales la AMA considera que un deportista consumió dichas drogas con un fin «social», y no para mejorar su rendimiento competitivo», por lo que un positivo en un control antidopaje se registrará como «positivo fuera de competición».

La entrada en vigencia de esa nueva subcategoría de «drogas de abuso» están definidas como «sustancias que están identificadas como tales porque hay un frecuente abuso de ellas en la sociedad fuera del contexto del deporte«.

Witold Banka, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje. Foto Reuters

Witold Banka, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje. Foto Reuters

En ese sentido, la pena por su utilización, que hasta el último día de 2020 podía ser de hasta cuatro años, se ve ahora reducida a tres meses en tanto los atletas puedan demostrar que su consumo no tenga relación con el deporte.

En ese caso, el período de sanción solo se extenderá durante tres meses y puede quedar reducido a 30 días si el deportista completa un tratamiento sobre lo que la Agencia denomina «sustancias de abuso».

Un registro por encima de los límites descriptos revelaría, según publicó la AMA en un documento aclaratorio, que el competidor «muy probablemente» consumió esas sustancias «en competición», un periodo que empieza a contar a las 23:59 horas de la víspera de su prueba deportiva.

Gráfico del 2019 sobre la decisión de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de excluir a Rusia de los Juegos Olímpicos durante cuatro años - AFP / AFP

Gráfico del 2019 sobre la decisión de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de excluir a Rusia de los Juegos Olímpicos durante cuatro años – AFP / AFP

El nuevo Código Mundial Antidopaje contempla cuatro sustancias de abuso que son empleadas frecuentemente en la sociedad fuera del contexto del deporte: la cocaína, el éxtasis (ambos en el apartado de estimulantes), la heroína (en el de narcóticos) y los cannabinoides.

Las especificidades sobre la heroína y el éxtasis se publicarán «en los próximos meses».

En ese caso, el periodo de sanción solo se extiende durante tres meses, que puede quedar reducido a uno si el deportista completa un tratamiento sobre lo que la AMA denomina ‘sustancias de abuso’.

Unos límites por encima de los descritos revelarían, según ha publicado la AMA en un documento aclaratorio, que el competidor «muy probablemente» consumió esas sustancias «en competición», un periodo que empieza a contar a las 23:59 horas de la víspera de su prueba deportiva.

El cultivo y consumo de los cannabinoides se ha extendido socialmente en muchos países.   (Eli Lucero/The Herald Journal via AP)

El cultivo y consumo de los cannabinoides se ha extendido socialmente en muchos países. (Eli Lucero/The Herald Journal via AP)

La nota de la AMA advierte de que «el consumo de té de coca, que se lleva a cabo en ciertas partes del mundo», si se hace «poco antes de la competición» puede derivar en un positivo «por cocaína».

El artículo 10.2.4.1 del Código, señala sobre las cuatro ‘sustancias de abuso’ que «si el deportista puede demostrar que cualquier ingestión o uso se produjo fuera de la competición y no tuvo relación con el rendimiento deportivo, entonces el periodo de suspensión será de tres meses. Además, el período de suspensión podrá reducirse a un mes si el deportista completa satisfactoriamente un programa de tratamiento de sustancias de abuso aprobado por una organización antidopaje con responsabilidad en gestión de resultados».

Los cambios en la reglamentación de la AMA ha sido el resultado de permanentes fases de consulta entre lo países y tuvo diferentes miradas. Por ejemplo, las autoridades francesas cuestionaron la intervención de las leyes antidóping cuando el consumo ocurre fuera de competencia. «No se debería tener que lidiar con casos que no tienen que ver con el deporte», argumentaron en 2019, y agregaron: «Es potestad de la justicia criminal del país el prohibir o no el uso de drogas recreativas no relacionadas al deporte».

En cambio, Alemania tomó una posición contraria: «Las sustancias mencionadas son drogas en el más estricto sentido. Y las drogas en el deporte deben estar estrictamente prohibidas», expuso Regine Reiser, de la agencia de aquel país.

Y fue más allá: «La influencia de las drogas sociales en el rendimiento no está exenta de importancia y debe ser castigada, pero dos o tres meses es muy poco. No es aceptable que un deportista sea castigado más severamente por comprar una medicina que por tomar cocaína».

Con información de Télam y EFE



Fuente: Clarin.com

Compartir