El Mono Burgos vuelve a ser enigmático sobre Simeone


Germán Burgos, el Mono, sigue esperando la llamada para comenzar su trayectoria como entrenador jefe. Dejó el Atlético al terminar la pasada temporada para iniciar su aventura en solitario, después de haber compartido toda la trayectoria con Simeone en el Atlético. Sin embargo, parece que hubo ruptura entre ambos. Burgos explicó con ironía hace unas semanas que le envió un mensaje a Simeone cuando contrajo el Covid, pero que el técnico no le contestó. «Parece que cambió de teléfono…», señaló con ironía.

«Lo llamé cuando estuvo enfermo del Covid. Tenemos una amistad de hace muchos años. He almorzado y cenado más con él que con mi familia. (…) Los amigos hablan cuando al otro amigo le pasa algo, a mí no me gusta molestar. Hablo con él cuando está mal. Parece que cambió el teléfono, pero voy a conseguir el nuevo porque le mandé un mensaje cuando después del partido ante el Real Madrid, pero no me contestó…», afirmó.

Ahora, Burgos ha sido de nuevo preguntado por su relación con Simeone durante una entrevista en Infobae. El Mono no ha querido entrar más sobre el tema, pero se le entiende que la relación no es la misma. «Ya no voy a decir más nada, solamente le deseo lo mejor», contestó al periodista cuando le preguntó si ya ha conseguido el nuevo número de teléfono de Simeone. Repreguntado sobre si no sigue en contacto con él, Burgos volvió a tirar balones fuera: «No lo sé, eso te lo dejo a tu libre albedrío».

Burgos sigue la trayectoria del Atlético desde la distancia. «Yo les deseo lo mejor, ellos saben que voy a apoyarlos a muerte. Estoy feliz con este presente, y ojalá que les vaya muy bien. Pero falta mucho todavía por jugar. Claro, enfrente está el Real Madrid, y ahí está la genética de la que hablaba, que ya está instalada. Ellos van a pelear por más que hayan perdido algunos partidos, los tipos van, van. No te podés descuidar, y en cualquier momento te meten 6. Van a pelear porque están acostumbrados. Así como hay equipos que se acostumbran a pelear por no descender, otros que saben que están para mitad de tabla y a tratar de acceder a alguna copa; hay otros que van a pelear por ser campeones, porque se lo exige su escudo».

Escudo/Bandera Atlético

Sobre el rendimiento de los equipos españoles en la Champions y su rendimiento menor, Burgos tiene su propia visión de la situación. «Yo veo que debido a la pandemia que está instalada y debemos combatirla, se han hechos difíciles los traslados. Todo es complicado. Es como que te coarta la libertad por el protocolo de seguridad. Te hacen pruebas el día anterior al partido, el día después, otra vez el palito acá en la nariz, es una sobrecarga de emociones. No sabés si dar la mano, cómo saludar, si abrazar, si no. Esto la gente no lo sabe: vos llegás de viaje y al día siguiente otra vez la prueba, que está bien, eh. Pero bueno, así es todo. Después aparece uno con fiebre y lo tienen que encerrar. Te sacan uno 14 días, se recupera otro. Y la carga de partidos cada tres días con otro detalle importante, se está jugando sin gente. Hay jugadores que lo necesitan, otros que no. Pero muchos prefieren el bullicio para meterse dentro del partido. Entonces vemos que el que mejor se entrena, mejor va a jugar, porque ya el público no te va a ayudar. No está para levantarte un partido, para meter presión. Entonces sos vos solito desde el minuto 1 según lo que hayas entrenado, eso es lo que marca diferencias».

Burgos también observa críticamente la situación que vive el Barcelona, para él la salida de Suárez está en el germen de todo lo que está pasando allí. «Que se haya ido Luis Suárez ya movió todo. Ahí están pasando cosas. Esto es lo que decía recién de las patas de la mesa. Ahí una de esas patas no está. De un día para otro le dicen a Suárez que no cuentan con él. Es complicado así. Lucharán hasta el final, pero están sufriendo. Igualmente Lionel lo está llevando con hidalguía y honor porque es su casa. De pibe estuvo ahí. Para él es Argentina y Barcelona. Muchos dicen que se va a ir, pero yo no creo que se vaya del Barça», esgrime.

Burgos también se ha referido a las ofertas que tuvo durante sus últimas semanas en el Atlético y por qué no las aceptó. Ahora sigue sin equipo. «La estoy llevando bien porque con mi cuerpo técnico estamos ocupados, trabajando. Soy de 24 horas. Así que es una paciencia activa (risas). Lo que pasó fue que al optar por seguir en el Atlético de Madrid para terminar la Champions, ocupé el espacio de las habituales pretemporadas. Yo sabía que este pasaje de espera podía pasar. Y tenía preparado qué iba a hacer en el mientras tanto. Si bien tuve contactos con equipos que me decían que saliera del Atlético para que comenzara a trabajar, era imposible. Hablé con dirigentes que me decían ‘habla con Gil Marín’. Yo decía ‘no, ya está hablado que me tengo que quedar’. Porque no podía hacerle algo feo al club que es mi casa. En la historia del fútbol nunca vi a un entrenador que lo despidan de la manera que me despidieron a mí. Entonces esas cosas siempre hay que tenerlas en cuenta en la toma de decisiones. La única opción que yo les daba era difícil: que nos desmembráramos y que empezara a trabajar parte de mi cuerpo técnico y luego yo me incorporaba tras la Champions de Lisboa. Pero no se dio porque esos clubes querían contar con el primer entrenador desde el minuto cero. Lo cual me parece bien. Entonces, ante esa elección, yo sabía que al menos en España esto me iba a pasar», señala.

Burgos fue tendencia hace algunas semanas al proponer un revolucionario nuevo sistema de puntuación en los campeonatos para propiciar que se premiara a los equipos que conseguían más goles, incentivando el fútbol de ataque. El Mono revela en la entrevista que no quedó en un mero pensamiento y ha elevado esa propuesta a las autoridades futbolísticas. «Lo llevé a la Real Federación Española de Fútbol para darle entidad, me atendió el presidente Luis Rubiales, con su grupo de abogados. Me acompañó mi hija, que es abogada, para hablar con ellos. Les pareció interesante la propuesta, pero no se puede hacer de un día para el otro. Esto hay que ensayarlo en las categorías menores, para que los chicos vayan viendo cómo se desarrollan los resultados, siempre pensando en darle beneficios al que hace más goles. Si se instala en los niños, se favorece el espectáculo. No sé si los puntajes que di son los acertados, pero lo importante es la idea. La base es que el 0 a 0 no puede valer lo mismo que un empate con goles. Si entendemos eso, entendemos la idea. Eso es lo que hablamos con la gente de la RFEF. Fue muy positivo que me recibieran. Lo mismo cuando pedí que instalaran el día del arquero acá en España por el día de cumpleaños de Iker Casillas (20 de mayo), que lo hice porque me acordé de que en Argentina se hizo lo mismo con Amadeo (12 de junio), entonces propuse eso y se institucionalizó esa celebración por Iker», desveló.

 

 



Fuente: As.com

Compartir