el gran desafío de ganar la Champions League y el anhelo de juntar a Neymar con Messi



el gran desafío de ganar la Champions League y el anhelo de juntar a Neymar con Messi 1

«Es la ley del fútbol», con esa frase el delantero francés Kylian Mbappé despidió en las redes sociales al entrenador alemán Thomas Tuchel, que a pesar de haber conseguido dos Ligue 1, dos Supercopa de Francia, una Copa de Francia, una Copa de la Liga y haber llegado a la final de la última Champions League fue despedido como entrenador del París Saint-Germain. Y aunque todavía no es oficial, en la prensa francesa informaron que su reemplazante será el santafesino Mauricio Pochettino.

La misma ley regirá sobre Pochettino que asumirá el gran desafío de su carrera como entrenador después de haber dirigido al Espanyol de Barcelona (2008-2012), Southampton (temporadas 2012/2013 y 2013/2014) y Tottenham (cinco temporadas y un puñado de partidos de la sexta entre 14/15 y 19/20). Para el nacido en Murphy, Santa Fe, el 2 de marzo de 1972 (está por cumplir 49 años) el objetivo es claro: ganar la Champions League.

Es eso o nada, plata o mierda. Tuchel estuvo a punto, pero chocó en la final con el Bayern Munich de Hans-Dieter Flick que arrasó en el torneo relámpago de Lisboa donde se disputaron cuartos de final y semifinales a partido único; y donde aplastó 8-2 a Barcelona y 3-1 a Olympique de Lyon -respectivamente- antes de imponerse 1-0 en la final frente a los parisinos. No importó. Para el director deportivo de PSG, el brasileño Leonardo, el ciclo de Tuchel en el club ya es historia.

Después de la final y con el inicio de una nueva temporada, PSG no mostró su mejor versión en la Ligue 1 donde marcha tercero a un punto de los líderes Lyon y Lille. Y en la Champions logró ganar el Grupo H por diferencia de gol tras haber obtenido los mismos puntos que el RB Leipzig, pero también dejó dudas por las derrotas ante Manchester United como local y el conjunto alemán, como visitante. Leonardo y Tuchel tenían pendiente una reunión para esta pausa -breve- de fin de año; y mientras el alemán llegó con una propuesta deportiva y nombres para reforzar al plantel, el brasileño decidió despedirlo. Según los diarios franceses fue un encuentro con mucha tensión y palabras en tono elevado.

Este es el escenario que espera por el arribo -y la confirmación- de Pochettino, que por primera vez correrá con el caballo del comisario. En sus experiencias anteriores, el santafesino tuvo que salvar del descenso al Espanyol primero y al Southampton después. En Tottenham, un equipo tradicional de Inglaterra que no festeja un título de liga desde la temporada 60/61, logró ser subcampeón de la Premier y de la Champions 2018. Pero en los números fríos, Pochettino aún no ganó nada.

Sin embargo, Pochettino desembarcará en un club que conoce bien ya que jugó allí durante dos temporadas y media entre 2001 y 2003. Formó parte de un plantel que tenía como máximas figuras a Gabriel Heinze, Jerome Leroy y al brasileño Ronaldinho, y a pesar de los apellidos pesados del equipo logró portar la cinta de capitán. De todas formas, la realidad de la institución parisina es muy diferente a la de aquellos años desde que en 2011 el grupo empresario catarí Qatar Investment Authority con Nasser Al-Khelaïfi a la cabeza adquirió al club y lleva invertidos más de 1.000 millones de euros en refuerzos. Pochettino será el quinto entrenador que contratarán los cataríes después del italiano Carlo Ancelotti, el francés Laurent Blanc, el español Unai Emery y Tuchel, el que más cerca estuvo de la Champions.

Pochettino ahora con el buzo de DT deberá gestionar un plantel plagado de estrellas como el brasileño Neymar, Mbappé, Ángel Di María, el italiano Marco Verratti, Ander Herrera, Julian Draxler y siguen los nombres. E incluso ya empezaron a correr las versiones sobre posibles refuerzos (se iría Leandro Paredes al Inter en un trueque por Christian Eriksen) y en la prensa española indican que su arribo ayudaría a seducir a Lionel Messi a mudarse de Barcelona a París. El rosarino podrá negociar con cualquier club a partir del 1° de enero y el PSG parece ser el candidato más firme para contratarlo.

Primero deberá eliminarlo de la Champions League ya que PSG y Barcelona chocarán por los octavos de final. La ida será en la capital de Cataluña el 16 de febrero y la revancha el 10 de marzo, en París.

“Aprecio y respeto mucho a Mauricio. Los clubes más grandes intentarán contratarlo”, había vaticinado Marcelo Bielsa hace un par de años cuando Pochettino salió del Tottenham. Y el rosarino -mentor de Pochettino- no falló: primero sonó en Real Madrid, después en Barcelona y finalmente quedó a un paso de firmar con el PSG. Sin embargo, el nacido en Murphy irá por el máximo desafío de su carrera con estilo propio: «El que no me conoce seguramente dirá que soy bielsista. Pero me parece que no soy un técnico con la formación de la línea de Marcelo». ¿Lo logrará? La Champions espera.



Fuente: Clarin.com

Compartir