El gol se retuerce con Setién


Uno de los argumentos que esgrimió la dirección deportiva del FC Barcelona para explicar el despido fulminante de Ernesto Valverde, tras la eliminación en semifinales de la Supercopa de España ante el Atlético (2-3), fue que con la llegada de Quique Setién, el juego blaugrana recuperaría las esencias del pasado y sería mucho más reconocible, ofensivamente hablando.

Pues bien, 54 días después del aterrizaje del técnico cántabro al club blaugrana y tras haber jugado ya ocho partidos en LaLiga, la situación no ha mejorado en ataque sino que ha empeorado de forma alarmante. De hecho, con Setién, el equipo ha marcado 14 goles en ocho partidos, promediando 1,75 tantos por encuentro, mientras que esta misma temporada, con Ernesto Valverde, sumaba 49 goles en 19 partidos, 2,6 por encuentro.

Un porcentaje, por cierto, que el equipo había mantenido con una regularidad incuestionable. En la primera temporada de Valverde, 2017-18, el Barcelona sumó 99 goles en 38 partidos (2,6) mientras que en la 2018-19 llegó a los 90 en 38 jornadas (2,4). Así pues, el balance global en las dos temporadas y media de Txingurri al frente del Barcelona ha sido de 238 goles en 95 partidos (2,5).

Escudo/Bandera Barcelona

Se puede señalar, en descargo de Setién, que ha tenido que lidiar, primero con la lesión de Luis Suárez, y segundo con la de Ousmane Dembélé, encontrándose con un equipo muy debilitado en ataque y con la necesidad imperiosa de incorporar a un delantero a última hora en unas condiciones más que draconianas. Finalmente, el elegido fue el atacante danés del Leganés, Martín Braithwaite.

Sin embargo, tampoco hay que olvidar que en su primera temporada, Ernesto Valverde se encontró de la noche a la mañana sin una de las patas del tridente al irse Neymar al PSG en pleno agosto.

Es evidente que el Barcelona de Setién aún no ha encontrado la tecla en el balance ofensivo. Suma dos partidos de LaLiga sin ver puerta -en las derrotas ante el Valencia (2-0) y el Real Madrid (2-0)- además de otros dos donde sólo ha sido capaz de marcar un gol: Granada (1-0) y Real Sociedad (1-0). En ambos casos, el goleador fue Leo Messi.

El argentino es el único que todavía sostiene el barco a flote, llegando a sumar cuatro goles en el triunfo ante el Eibar (5-0), mientras que el resto del equipo está sumido en un letargo ofensivo preocupante. Con Setién al frente, Leo ha monopolizado aún más los goles si cabe, sumando 6 de los 14 marcados por el equipo en LaLiga (43%), mientras que con Valverde alcanzó los 83 tantos de los 238 en total (35%).

El que está atravesando un estado de hibernación alarmante es Arturo Vidal, que llevaba una racha impresionante de goles este curso, con un total de seis dianas, y que se ha ido quedando sin recursos ofensivos a medida que Setién lo iba acercando a la portería rival. Y es que el chileno aún no ha sido capaz de marcar en LaLiga desde la llegada del nuevo técnico, remontándose su último gol al 4 de enero en el derbi ante el Espanyol (2-2) en Cornellà-El Prat. Curiosamente en el epílogo de Valverde en el campeonato doméstico.



Fuente: As.com

Compartir