El deseo del Girona para 2020 es calcar lo vivido en 2017


El Girona arranca 2020 con la ilusión y el deseo de que este año sea el del regreso a Primera. Con 2019 ya en el olvido, el club rojiblanco espera reencontrarse con las victorias (acabó el año con dos derrotas antes Numancia y Mirandés) y de ahí que el duelo del domingo ante el Rayo Vallecano sea la primera de las finales que les quedan hasta el final del curso. Iniciar el año con buen pie es crucial para recuperar la confianza y disipar las dudas. Además, la última vez que el Girona ganó su primer partido del año acabó sellando el ascenso a Primera. Fue en 2017 cuando, gracias a los goles de Sandaza y Alcaraz, asaltó La Romareda y venció al Zaragoza (0-2).

La plantilla de Pep Lluís Martí ya trabaja con el objetivo de sumar los tres puntos el domingo ante el Rayo y, en cierto modo, con el deseo de acabar con el mal fario del que le ha sido imposible despegarse en los dos últimos años. Con el equipo rojiblanco en Primera, ganar el primer partido ha sido una batalla que no se ha podido ganar porque en 2018 cayó contra el Valencia (2-1) y el año pasado, 2019, se estrenó sumando un solo punto ante el Levante a domicilio (2-2). Eso sí, estos números mejoran cuando se miran a los últimos estrenos de año en Segunda. Y de ahí el dato para el optimismo gerundense: desde 2014 que el Girona no pierde en el estreno al cosechar tres victorias y un empate. Al ya citado triunfo ante el Zaragoza toca sumar el de 2016, ante el Valladolid (1-0) y el de 2015 contra el Llagostera fuera (1-0). Por último, en 2014, los gerundenses tan solo lograron un empate contra la Ponferradina (1-1). Eso sí, este último tuvo un cierto gusto a victoria porque Felipe Sanchón rescató un punto en el 89′ de penalti. Además, fue un curso convulso porque hasta tres entrenadores pasaron por el banquillo rojiblanco (Ricardo Rodríguez, Javi López y Pablo Machín) y no se selló la salvación hasta la última jornada con el triunfo ante el Depor (3-1).

Escudo/Bandera Girona

Ahora el Girona vuelve a estrenar un año en Segunda, a domicilio, y no tendrá un encuentro fácil. El Rayo también es un recién descendido. Eso sí, los números de los rojiblancos en Vallecas no son excesivamente malos porque ha puntuado en la mitad de sus visitas: en ocho duelos, el balance es de cuatro derrotas, tres victorias y un empate. El curso pasado, los gerundenses vencieron 0-2 gracias a un doblete de Cristhian Stuani.

Primer partido del año

2019: Levante-Girona (2-2)

2018: Valencia-Girona (2-1)

2017: Zaragoza-Girona (0-2)

2016: Girona-Valladolid (1-0)

2015: Llagostera-Girona (1-2)

2014: Girona-Ponferradina (1-1)



Fuente: As.com

Compartir