El colectivo feminista de San Lorenzo se opone a la posible llegada de Ricardo Centurión


Ricardo Centurión busca club. Tras su paso a préstamo por Vélez, el delantero volvió a Racing, que negocia venderlo. El club de Liniers está interesado en retenerlo y también Boca ​y San Lorenzo. Pero en el último caso fue el colectivo feminista del club el que alzó la voz para que esa llegada no se concrete por los antecedentes de violencia de género del jugador.

En mayo de 2017, Centurión fue denunciado por su ex pareja, Melisa Tozzi, por violencia de género y el juez Marcelo Javier Goldberg, a cargo del Juzgado N°3 de Quilmes, le aplicó una orden de restricción perimetral y le dio a la víctima un botón antipánico.

«Hace tres años fue denunciado por ‘casi ahorcar’ a una mujer, astillarle dientes y amenazarla», recordaron las integrantes del colectivo San Lorenzo feminista en un comunicado subido a sus redes sociales, donde también resaltaron que el entonces abogado del jugador había dicho que «no la quemó ni le pegó con un arma o un fierro, es una viva que sólo quiere dinero».

«Vemos con preocupación la sola idea de que se tenga en cuenta. Así como celebramos distintos avances del club en materia de género, creemos que contratar jugadores con antecedentes como este sería retroceder años luz. Este rumor periodístico nos sirve como ejemplo para expresar nuestra postura hoy y para futuras situaciones que se puedan presentar», explicaron.

Este año, San Lorenzo aprobó el Protocolo de Prevención y Acción Institucional contra la Violencia de Género, el cual fue impulsado por la Subcomisión de Género que preside Marcelo Tinelli, y se convirtió en el cuarto club de la Argentina en tenerlo junto a Rosario Central, Ferro y Vélez.

Justamente, Vélez fue el último equipo de Centurión. En enero, cuando el ex Boca y Racing se sumó al club, el Área de Violencia de Género, conducido por la abogada Paula Ojeda desde mayo de 2018, logró que dentro del contrato los dirigentes pusieran «una cláusula específica sobre el resguardo en el accionar tanto moral como en el tema de género», algo inédito en el fútbol profesional.

El colectivo feminista de San Lorenzo busca no tener que llegar a una cláusula: el objetivo es que la dirigencia se replantée la situación y no contrate al jugador. «¿Cuál sería el mensaje de los dirigentes de votar un Protocolo de acción y PREVENCIÓN de violencia de género y permitir que la Subcomisión de género capacite a deportistas, trabajadores y dirigencia en perspectiva de género, mientras por otro lado tendrían en cuenta contratar a un violento?», se preguntaron en el comunicado.

«Sigamos avanzando para construir un club libre de todo tipo de violencia. No demos ni un paso atrás», insistieron quienes en junio denunciaron que San Lorenzo no cumple con el cupo femenino en su Comisión Directiva.

Mirá también





Fuente: Clarin.com

Compartir