El Banfield de los pibes goleó, se metió en la final y Mariano Soso quedó muy comprometido en San Lorenzo



El Banfield de los pibes goleó, se metió en la final y Mariano Soso quedó muy comprometido en San Lorenzo 1

Hizo lo que tenía que hacer el Banfield de Javier Sanguinetti: ganó y jugará la final de la Copa Diego Maradona contra Boca en San Juan. Con ocho pibes del club en la formación titular, goleó 4-1 al San Lorenzo de Mariano Soso, que quedó con su continuidad muy comprometida.

Eligió un camino y no se apartó de él, Banfield, para llegar a conquistar lo único necesario para poner sus pies en tierra cuyana en el duelo definitorio: el gol. La búsqueda se recostó sobre la derecha con Mauricio Cuero.

¿Por qué por allí? Sin Bruno Pittón, afectado por coronavirus, y sin Gabriel Rojas, lesionado, Soso debió apelar al juvenil Nicolás Fernández, de escaso rodaje en la máxima categoría. Y Sanguinetti dispuso que el colombiano y toda su polenta y velocidad sean la espada filosa para cortar la defensa visitante.

Y así fue. Pocas veces el pibe surgido de la cantera cuerva pudo controlar al desequilibrante Cuero, que ya antes de los cinco minutos había enviado dos centros peligrosos no aprovechados por Giuliano Galoppo, primero, y por Agustín Fontana, después.

Hasta que Fabián Bordagaray, justo un ex San Lorenzo, le rindió honor a otro envío exacto de Cuero, que antes dominó a la perfección un cambio de frente de Alexis Sosa y dejó pagando al chico Fernández. El cabezazo de Bordagaray le puso justicia a un partido con hegemonía del local en el juego y muy poco de un Ciclón que apenas llega a ser una leve brisa veraniega. 

El Taladro insistió y aumentó con un golazo de tijera de Fontana, a quien le bajó la pelota Martín Payero ante la mirada atónita de la línea defensiva de San Lorenzo, que pudo descontar gracias a una asistencia de primera de Ángel Romero a Víctor Salazar, que definió cruzado. Pero Payero, de tiro libre, y Juan Alvarez redondearon la goleada y dejaron desfigurado al Ciclón y su DT.



Fuente: Clarin.com

Compartir