El «año horrible» del Barcelona de Messi en 10 momentos


El gesto de negación del argentino desde la tribuna del Camp Nou tras el pitazo final del Barça-Eibar sirve para resumir el 2020 de un club a la deriva. Estos son algunos de los momentos que definen el annus horribilis del Barça. Sin duda, un año para olvidar.

1- El despido de Valverde

El convulsionado año del Barcelona empezó bastante antes de que la OMS declarara la pandemia del Covid-19. Ya en enero, Ernesto Valverde fue destituido de la manera más inmerecida. No tanto por los resultados aceptables, que también –los blaugrana eran líderes y venían de quedar eliminados de la Supercopa en Arabia Saudita en uno de los mejores partidos de la temporada-, sino por las formas. La reunión de Óscar Grau y Eric Abidal con Xavi en Qatar para tratar de convencerle para que se sentara en el banquillo del Barça sin haber comunicado a Valverde su destitución devaluó el ‘Més que un club’, un lema al parecer vacío, de otra época.

2- Fichajes paranormales

En los dos primeros meses el club catalán derrochó 56 millones de euros en tres futbolistas muy alejados del nivel Barça: Francisco Trincão (31 millones) pone la misma cara de susto que André Gomes cuando le toca saltar al campo; Matheus Fernandes (7 millones) no era ni titular en el Palmeiras y aún no ha sido presentado como blaugrana –tampoco se espera que vaya a suceder-; y Martin Braithwaite (18 millones) fue un fichaje de urgencia debido a las lesiones de Luis Suárez y Dembélé a precio de oro que no se corresponde con la realidad. Luego, en verano, no hubo dinero ni para traer a los rebajados Memphis Depay o Eric García. Una nefasta planificación.

Francisco Trincão . Foto: EFE.

Francisco Trincão . Foto: EFE.

3- El Barçagate

Si el mandato de Bartomeu ya ha sido de por sí oscuro, la Cadena SER destapó otro escándalo a finales de febrero, esta vez relacionado con la contratación de una empresa para monitorizar la imagen del Barça en las redes sociales por un importe desorbitado que derivó en difamación hacia jugadores y opositores críticos con la directiva de ese momento. El juez de la investigación, que sigue abierta, halló indicios de delito.

4- Rebajas salariales

La masa salarial ha sido y sigue siendo una de las grandes losas de la entidad. El estallido de la pandemia obligó a tomar medidas entre los trabajadores, incluidos los futbolistas. La reducción salarial de la pasada temporada no fue suficiente para paliar la grave situación económica, acentuada aún más por el coronavirus. Después de unas duras y tensas negociaciones, el plantel acordó un ajuste del coste salarial este curso por 122 millones. En la anterior hubo 97 millones de pérdidas, fruto de la caída de ingresos. El agujero económico del Barça será uno de los grandes desafíos del próximo presidente.

5- El paso en puntas de pie de Setién

El técnico cántabro predicaba cruyffismo en cada una de sus intervenciones, pero la puesta en escena distó mucho de lo esperado. El equipo aburrió a las ovejas y no supo –o no pudo- encontrar la fórmula para revitalizar un equipo que vivía de la inercia del pasado, con Messi tapando agujeros a todas horas. Para el recuerdo quedará el desencuentro de su segundo, Éder Sarabia, con el argentino y la selfie de todo el cuerpo técnico en Da Luz minutos antes del desastre de Lisboa.

Quique Setién, el ex entrenador del Barcelona. Foto: AFP.

Quique Setién, el ex entrenador del Barcelona. Foto: AFP.

6- Un 2-8 que quedará en la historia

París, Turín, Roma, Liverpool… todos los sonados tropiezos del Barça en los desplazamientos por Europa en los últimos años quedarán en segundo plano por la histórica paliza del Bayern en los cuartos de final de la Champions. La eliminación, previsible, acabó en ridículo y la temporada en blanco, algo que no sucedía desde hacía doce años.

7- El burofax más doloroso

Instantes antes de que diera comienzo el partido del Barça de semifinales de la Champions femenina, un burofax hizo temblar las oficinas del club. Leo Messi pedía oficialmente salir del Barça, cansado de tantos fracasos y mentiras -tuvo que defenderse públicamente varias veces, como ocurrió ante las acusaciones de Abidal-, ateniéndose a una cláusula de su contrato. Bartomeu le negó la salida y Messi no quiso ir a los tribunales con el club de su vida. Tuvo que quedarse a disgusto y aunque con Koeman se siente mejor, su futuro parece lejos de Barcelona ante la falta de proyecto deportivo.

La decepción de Messi. Foto: DPA.

La decepción de Messi. Foto: DPA.

8- Jugadores regalados

El principal objetivo del mercado de fichajes veraniego fue desprenderse de futbolistas con altas fichas, como Luis Suárez, Ivan Rakitic, Arturo Vidal o incluso Rafinha. Por esas estrellas venidas a menos se sacó en total 1,5 millón –el traspaso por el croata- más unas variables irrisorias, asumiendo incluso en algunos casos parte del sueldo de esta temporada pese a jugar en rivales directos en la Liga (Atlético, Sevilla) o en Europa (PSG). Tampoco hay que olvidar la operación Arthur-Pjanic con la Juventus para cuadrar balances.

9- Dimisión (forzosa) de Bartomeu

El escándalo del Barçagate provocó la dimisión de varios miembros de la junta de Bartomeu, cada vez más solo y con más funciones auto atribuidas en el organigrama del club. A la crisis económica se le sumó la deportiva, convirtiendo la situación en insostenible para muchos socios, agrupados para organizar un voto de censura. El expresidente del Barça insistió en que no dimitiría hasta pocos días antes de hacerlo, a finales de octubre. Acorralado, se marchó sin hacer autocrítica y señalando a la Generalitat por querer organizar a toda costa la votación en plena segunda ola de la pandemia.

10- Lesiones y más lesiones

El año empezó con Luis Suárez y Ousmane Dembélé lesionados de larga duración –cinco y seis meses respectivamente- y termina con Philippe Coutinho a punto de pasar por el quirófano. Sin duda, uno de los peores años, motivado también por el calendario comprimido. Ter Stegen se perdió los primeros partidos de la temporada, Ansu Fati y Gerard Piqué todavía tienen meses y Sergi Roberto también se habrá perdido muchas semanas. De Samuel Umtiti mejor ni hablar.

MFV



Fuente: Clarin.com

Compartir