Dos fotos para dos equipos


La previa de la final de la Champions se resume en dos fotos. Por un lado, el cuadro del PSG; con Neymar a la cabeza, festejando el pase a la finalísima de Lisboa bailando y cantando, tal y como si hubieran ganado la orejona ya. Por otro Müller, Kimmich y Goretzka, tres jugadores del Bayern que prefirieron sentarse en el banquillo después del triunfo en semis frente al Lyon y sacar primeras conclusiones de lo vivido ante el cuadro dirigido por Rudi García de cara al choque contra el PSG. Concentración en lugar de fiesta, serenidad en lugar de relajación.

Según Bild, los tres titularísimos del Bayern empezaron a discutir nada más finalizar el encuentro sobre los espacios que habían concedido al Lyon y debatieron sobre cómo afrontar el duelo frente al PSG de la mejor manera para evitar que Neymar, Mbappé y di María les sorprendan a la contra. “Claro que estamos felices y orgullosos de habernos metido en la final. También es cierto que no lo celebramos a lo grande, sino preferimos poner el foco en la final. Creo que es un poco lo que nos define en estos momentos: eso de no relejarnos y disfrutar lo logrado. Ahora toca reponerse y, después, iremos a por todas“, explicó Kimmich.

Escudo/Bandera Bayern

Lo que no muestra la foto de los tres futbolistas muniqueses es que, tan solo unos instantes antes de ser tomada, el propio Hansi Flick se acercó al banquillo para participar en la conversación. El míster del Bayern tampoco quiso perder tiempo de cara a la final para comenzar a trazar un plan que deje en jaque a los tres mosqueteros parisinos. «Todos estamos contentos, estamos en la final. Pero ahora solo pensamos en el PSG», dejó claro un Flick que medita alinear al recuperado Pavard en el lateral izquierdo y colocar a Kimmich por Thiago en el doble pivote junto a Goretzka.



Fuente: As.com

Compartir