Después de la fiesta, Boca quiere seguir en la Copa su buen momento


“¿Ahora cómo hacemos para pensar en la Copa? Hay que seguir, esto es Boca”. La frase de Miguel Russo​ en pleno festejo de la Bombonera por el título de la Superliga fue una manera de contarle a todos que el gran desahogo por arrebatarle el título a River en un título histórico no puede detenerlos. Y esta noche (desde las 21.30 por ESPN) ante Independiente Medellín el equipo juega un partido que después del empate en Caracas se volvió clave para las aspiraciones de Boca en el grupo H de la Libertadores. Un triunfo acomodará las cosas en una zona que tiene riesgo con Libertad de Paraguay como el otro de los candidatos al liderazgo.

Mirá también

Y si bien el ánimo está en las nubes, el físico después de un partido repleto de tensión es para revisar. Izquierdoz retornará a una zaga central que viene atravesando lesiones en este 2020. Porque a la ausencia de Lisandro López (aún le resta una semana de recuperación por la fractura en el cuarto dedo de su pie derecho) se le suma la del peruano Zambrano, quien deberá ser operado por una fractura de la 7ma y 8va costilla a la que se le sumó un neumotórax secundario a contusión pulmonar. Así, el zaguero de la selección de Gareca estará al menos dos meses inactivo y no solo se perderá lo que resta del semestre sino también las primeras fechas de Eliminatorias.

Con esa situación, Russo puede contar con Izquierdoz, Alonso y el juvenil Gastón Ávila, quien está en la lista de buena fe de la Copa. Y a la espera de la evolución de López, la última línea tiene bajas que preocupan. Incluso en días en los que la alegría eclipsa todo. ¿La tarea de Russo? Que Boca vuelva a ponerse en foco. La Copa no perdona.



Fuente: Clarin.com

Compartir