De Marcel Domingo a Dembélé: un Atlético con un toque francés


Moussa Dembélé ya es futbolista del Atlético de Madrid. La plantilla tiene a tres franceses (Lemar, Kondogbia y el recién llegado) que escribirán nuevas páginas en la historia de los futbolistas del país vecino en el club. En realidad, la mayoría de los futbolistas de Francia han llegado en los últimos años, algunos han triunfado y otros casi no dejaron ni un recuerdo. Estos son los 13 futbolistas (y un entrenador) que, antes que Dembélé, han vestido la camiseta rojiblanca.

Escudo/Bandera Atlético

Marcel Domingo (1948-51, 1969-72 y 1979-80)

El portero abrió la historia de los franceses en el club e hizo historia de la buena: es el primer campeón de Liga con el Atleti como jugador y como entrenador. Llegó en 1948 junto a otro mito, Ben Barek (internacional francés también por haber nacido en Casablanca, Marruecos, bajo protectorado de Francia), y en sus tres temporadas como guardameta jugó 86 partidos y, sobre todo, levantó dos Ligas (1950 y 51). El primer año se llevó el Zamora. Después tuvo que salir por la limitación de extranjeros y se fue al Niza. En 1969 regresó como entrenador y en su primer año conquistó la Liga en Sabadell con un sello que lucía un contragolpe letal; en el segundo llegó a la semifinal de la Copa de Europa. En 1972 ganó la Copa. Es el único entrenador francés del Atlético.

Marcel Domingo dirige un entrenamiento del Atlético.

Larios (1983)

La historia de Jean François es mucho más corta que la del portero. El centrocampista llegó al principio de 1983, como una estrella y  con una importante trayectoria junto a Platini (enemigo luego por un tema de infidelidades), en teoría para tres años y medio… pero no llegó a debutar. El jugador se fue primero a Francia por la enfermedad de su hijo y acabó desvinculándose. Hace poco volvió a los medios tras confesar que se dopó en los 70.

Hernández (2000-01)

El Atlético lo fichó del Rayo Vallecano, con 31 años, junto a Amaya y Llorens para buscar al ascenso a Primera tras un año catastrófico. Jean François no destacó y tampoco tuvo suerte: jugó 14 partidos y fue expulsado cuatro veces. Desde el punto de vista rojiblanco, sobre todo para los más jóvenes, probablemente es más conocido como el padre de Lucas y Theo.

Luccin (2004-07)

El medio centro francés tiene placa en el Paseo de Leyendas, pues jugó 101 partidos en el Atlético. Antes pasó por Lille, Girondins, Marsella, PSG y Celta, al que ayudó a llegar a la Champions y lucir en ella. Un buen futbolista con una trayectoria irregular como rojiblanco, entrenado por Ferrando, Bianchi, Murcia y Aguirre (titular con todos ellos) y formando tándem en el medio con Colsa, Gabi, Maniche…

Coupet (2008-09)

Llegó también en 2008 en busca de nuevos retos tras 12 temporadas y 7 Ligas con el Lyon. Veteranísimo portero (36 años), el Atlético lo fichó tras la salida de Abbiati y para competir con Leo Franco. No cuajó. Jugó 11 partidos (6 de Liga, 3 de Copa y 2 de Champions) y al terminar el curso lo catalogó como «un fracaso personal» y buscó su salida hacia el PSG.

Coupet y Sinama Pongolle, en un entrenamiento del Atlético (2008-09).

Sinama-Pongolle (2008-10)

Tras destacar en el Recreativo, el Atlético lo fichó para el rol de tercer delantero, a la espera de minutos con Forlán y Agüero como estrellas titulares. En su primer año empezó especialmente inspirado, aprovechando una lesión de Forlán, e ilusionó: en sus tres primeros goles marcó cuatro goles. Luego bajó el ritmo y en temporada y media logró siete tantos (seis y uno). Mediado el segundo curso, en el mercado de invierno, fue traspasado al Sporting de Portugal.

Guilavogui (2013-14)

El Atlético fichó a este prometedor medio centro, entonces con 23 años, por 10 millones de euros procedente del Saint Etienne. Pero no terminó de encajar en el esquema de Simeone, que ya tenía un centro del campo muy formado, y el grito de «Oui, oui, Guilavogui» no rugió en el Calderón. Jugó siete partidos (sólo uno de Liga) antes de salir cedido en enero al equipo del que había llegado. Y en el verano de 2014 se fue al Wolfsburgo mediante un préstamo de dos años. Allí le fue bastante mejor, el equipo alemán lo compró y el Atleti pudo recuperar su inversión inicial. En 2020, por cierto, tuvo una breve incursión en el mundo de la política municipal en Francia.

Gameiro (2016-18)

Simeone le confesó antes de venir que quería a Diego Costa, pero era imposible sacarlo del Chelsea. Así llegó Gameiro en un verano en el que el mercado de delanteros estaba complicado. Al francés, llegado del Sevilla, le tocaba competir con Torres para ser la pareja de Griezmann en el ataque. No llegó a romper ni a enamorar a la afición y se fue después de dos temporadas (en la última media llegó a coincidir con el deseado Costa) con una Europa League en su palmarés. Jugó 82 partidos y logró 27 goles. En 2018 se marchó traspasado al Valencia, del que dijo que era mejor que el Atleti y que esperaba marcar más de goles.

Griezmann (2014-19)

Su salida del club fue dolorosa y su último año fue raro, pero su trayectoria en el Atlético le señala como uno de los mejores futbolistas de su historia reciente y uno de los que más ha crecido vestido de rojiblanco. Llegó en 2014, a un Atleti vigente campeón de Liga, y se hizo una estrella a las órdenes de Simeone. Logró una Supercopa de España nada más llegar y una Europa League y una Supercopa de Europa en 2018. En 2016 fue determinante para que el equipo llegara a la final de Champions con goles en cuartos (doblete al Barça) y semifinales (en Múnich). A título individual fue Balón de Bronce en 2016 y 2018, acercándose a la famosa mesa de Messi y Cristiano. Jugó 257 encuentros y logró 133 goles (el 5º de la historia del Atlético). En 2019 se fue al Barça a cambio de los 120 millones de su cláusula de rescisión, más 15 extras posteriormente.

Lucas y Griezmann celebran un gol del Atlético (18-19)

Lucas Hernández (2014-19)

Uno de los mejores futbolistas que ha dado la cantera en los últimos años y también una de las salidas más dolorosas. Debutó en 2014 y se le intuían las características que le harían brillar luego. Un defensa rapidísimo, valiente y que podría jugar tanto de central como de lateral izquierdo, posición en la que se proclamó campeón del mundo con Francia en 2018. En esa temporada fue en que más brilló también como rojiblanco, jugando 44 partidos. Pero en el siguiente curso quiso irse al Bayern en enero, y acabó yéndose en verano —anunciado en marzo— a cambio de 80 millones de euros. Se fue con 110 partidos jugados. Su hermano Theo no llegó a debutar oficialmente con el primer equipo y en 2017 se marchó al Real Madrid, donde no triunfó. Los blancos también tentaron a Lucas.

Lemar (2018-…)

El francés llegó al Atlético a petición de Griezmann y se convirtió en el fichaje más caro de la historia del club (70 millones), ahora superado por João Félix. Entre su fichaje y su debut ganó el Mundial con Francia y en su estreno en la Supercopa de Europa maravilló. Pero luego se cayó estrepitosamente. Dos temporadas con poco que destacar, hasta que en la tercera, y a base de insistir Simeone, está empezando a mostrar lo que tiene y ahora es titular. Lleva 93 partidos jugados y pronto llegará a la centena que le concede placa.

Kondogbia (2020-…)

Llegó en noviembre, fuera de mercado por el plazo extra que tenía el Atlético tras la salida de Thomas. El medio centro, de 27 años, aún está adaptándose, no ha sido titular en Liga, donde ha jugado en siete partidos con buenos momentos, y no puso ser inscrito para la primera fase de la Champions. En Copa sí ha jugado los dos encuentros y decepcionó. Es internacional con la República Centroafricana.



Fuente: As.com

Compartir