Dakar | Cristina Gutiérrez: «Quería que la gente viese que voy en serio»



Dakar | Cristina Gutiérrez: "Quería que la gente viese que voy en serio" 1

«Cada vez te conocen más, es importante hacerse un nombre y ese era también el objetivo, que la gente viese que voy en serio». De eso ya no hay dudas. A sus 28 años, Cristina Gutiérrez está a las puertas de empezar su cuarto Dakar con Mitsubishi tras haber terminado los tres anteriores, algo que no es fácil, se ha convertido en una habitual de la caravana del desierto y no puede esperar más a comenzar una nueva aventura en Arabia Saudí: «Los días previos hay mucha normalidad, pero como estamos todo el año pensando en lo mismo, quiero ir ya allí».

Eso es la mayor incógnita, el cambio de escenario. «No conocemos nada de Arabia, solo lo que nos han dicho del recorrido, tenemos ganas de descubrirlo», dice, aunque asegura que le «da mucha pena que se pierda Sudamérica por el ambiente que había», pero ve positivo el traslado al desierto árabe porque «ya no podía dar más de sí»: «El último se hizo monótono: todo el rato dunas, el mismo recorrido… Siempre digo que voy a veranear en playas de piedra, porque acabamos de arena… (risas)». Esta vez «será un Dakar un poco mixto».

Y más rápido: «Hay muchísimos kilómetros, pero las velocidades medias son mayores. Eso es un poco más favorable para mí porque soy piloto de Bajas, siempre he competido en pista y habrá mucha, sobre todo la primera semana». «Hay mucha navegación, será muy importante tener un buen copiloto que te sepa guiar», apunta, y con el suyo, Pablo Moreno, no puede estar más tranquila: «Arregla todo, es McGyver (risas). Somos amigos, mecánicamente es el mejor y es muy inteligente, lo hizo muy bien en su primer Dakar».

Por eso, apunta más alto que nunca. Ha sido 44ª, 38ª y 26ª y necesita subir un escalón más. «Es la idea. En tres años ha cambiado tanto el discurso que me da miedo, pero hay que mejorar. Si tenemos suerte y se nos da bien, un Top 25 y de ahí para arriba, lo que sea», dice Cristina tras haber trabajado en el Mitsubishi Eclipse Cross a conciencia: «Teníamos muy claro los cambios que queríamos para hacernos la vida un poco más fácil: la posición de las ruedas de repuesto, la fibra es más ligera, las suspensiones… Lo hemos hecho pensando en el recorrido».

Aunque no esconde que «ha faltado un poquito de preparación»: «La faena es que nos falta presupuesto, igual que otros años, pero voy igual de preparada». De ahí que para un futuro piense en mejorar también ese aspecto, el económico: «La idea es competir y entrenar más, y eso pasa por encontrar más apoyo. Lucharemos por ser competitivos al máximo y tener las mismas herramientas que los 20 primeros: entrenar lo mismo, tener el mismo coche, las mismas oportunidades… La idea es llegar al máximo nivel, es lo que deseo».

Su ídolo, los favoritos y un sueño

Un máximo nivel al que llega de primeras su gran ídolo: Alonso. Todavía no se cree que vaya a compartir carrera con él: «¡Es la leche! Si me lo dicen hace tres años… es surrealista. Estoy encantada de que esté, de que demuestre que es un piloto capaz de todo. Tiene que tener un poquito de suerte porque el Dakar es muy complicado, pero va a estar ahí y es muy positivo para la carrera porque va a atraer a gente que no sigue habitualmente el Dakar. Que se hable más de él es normal, es bicampeón del mundo. Cada uno tiene que asumir su papel».

Tan ilusionada está que si se le pide un ganador con el corazón, le nombra: «Lo que quiero es que gane Alonso». Y si se le pide con la cabeza, le ve en el podio: «Al Attiyah, Sainz y Alonso, ese es mi Top 3, aunque hacer un Top 15 estaría muy bien para el primer año». Fernando hará su Dakar y Cristina el suyo persiguiendo el sueño de «apartar la odontología» para vivir de las carreras: «Dedicarme a los rallys es mi sueño y me gusta luchar por lo que quiero». Si se cumple el titular que desea para su Dakar le será más fácil… «Cristina Gutiérrez da la sorpresa».



Fuente: As.com

Compartir