Crisis en Racing: el dilema Blanco o Milito sacó del centro de la escena a Beccacece y a un equipo que sigue sin ganar


Está moviendo sus fichas Diego Alberto Milito. Con inteligencia, con sigilo, con fundamentos. Igual que cuando lo hacía adentro de la cancha. Ahora desde otro lado, desde la Secretaría Técnica. O más exacto: desde su costado político cada vez más despierto. Juega en silencio Milito, estudiando cada paso. Desde afuera se podría concluir que todo se soluciona, para bien o para mal, con una declaración pública del Príncipe o del presidente Víctor Blanco. Pero ambos dejan que corra el agua debajo del puente. «Todavía no hablé con Diego. Lo haré en la semana. Tenemos un partido importante», fue lo único que dijo Blanco al llegar a la cancha de Atlético Tucumán, donde su equipo volvió a perder y sigue sin sumar en la Copa de la Liga Profesional.

Milito se bajó a último momento del viaje a Tucumán. Ahí iba a compartir avión con el presidente Víctor Blanco y se produciría un mensaje de calma para los hinchas. Pero no viajó el secretario técnico y en horas de la tarde volvió a hacerse fuerte el rumor de su salida del club por las muchas diferencias con la Comisión Directiva, especialmente con los dirigentes Adrián Fernández, Miguel Jiménez y Roberto Torres. Desde el entorno del Príncipe aseguran que la decisión de irse ya está tomada porque se cansó de remar contra la corriente: no encuentra eco su idea de profesionalizar al extremo al club. El último gran enojo fue la negativa para la contratación del mediocampista Jorge Rodríguez, de Banfield

Los dirigentes creen que tiene una doble intención la táctica de Milito: primero, sacar del centro de la escena al cuestionado Sebastián Beccacece; segundo, enfrentarse a ellos. Ambas cosas fueron logradas. Porque ya nadie habla de Beccacece a días del partido clave contra Flamengo por octavos de final de Copa Libertadores (trabajó y tiene pensado plantar una línea de 5 defensores para el martes en el Cilindro). Y porque entre los socios ya puja fuerte el dilema Blanco o Milito. Sí, una grieta en la parte celeste y blanca de Avellaneda

Está cansado Víctor Blanco. Y algo molesto. También mueve sus fichas el presidente y deja trascender que podría tirar la toalla. Fue él quien repatrió a Milito en 2014 y quien le ofreció el puesto de mánager en 2017. Y afirman que no quiere que se vaya. Entonces, no comprende algunas acciones de Milito, el hombre que cambió la historia reciente del club. «Van a hacer una marcha para pedir que Diego se quede como si yo fuese el que pretende que se vaya«, les dice a sus allegados. Se refiere a una movilización que están armando los hinchas para el domingo a las 15 horas en la sede de Avenida Mitre. También al pedido de referéndum que junta firmas en una página web. Y al hashtag #MilitoNoSeVa se agita en las redes.

¿Qué hará Blanco? Por ahora se mantendrá expectante y tratando de acercar a las partes, pese al malestar que siente. Su intención es continuar como hasta ahora en los próximos años, con todos adentro.  

Así las cosas, la suerte de Racing en la Copa Libertadores terminará por aclarar el panorama. En caso de que en diciembre Milito deje el cargo, Sebastián Beccacece no seguirá como entrenador. También a fin de año habrá elecciones, en las que Milito no se puede presentar como candidato porque no tiene la antigüedad de socio necesaria. Pero puede jugar desde otro lado. Todo está por suceder. 

Mirá también

Mirá también



Fuente: Clarin.com

Compartir