Copa Libertadores: mientras muchos apuntan al morbo de otra posible final River-Boca, Marcelo Gallardo define su estrategia


Ocurrió el 2 de noviembre de 2018, tres días después de que River eliminara a Gremio en un desenlace dramático y se metiera en la final de la Copa Libertadores, y dos después de que Boca hiciera lo propio, dejando en el camino a Palmeiras. Marcelo Gallardo salió a escena en el Salón Auditorio del Monumental. Auténtico, como siempre, el Muñeco apuntó a despejar los fantasmas y las dudas que les generaba a muchos lo que estaba por venir: una final que muchos, de una vereda o de otra, preferían evitar por el temor al día después. Pero el técnico de River se plantó y fue al frente.

«¿Por qué tenemos que estar pensando en qué pasa si se pierde? ¿Por qué no podemos disfrutar de un acontecimiento histórico que no sabemos si se va a repetir alguna vez? Cualquiera daría muchas cosas por tener la posibilidad de vivir este tipo de partidos. Hay que disfrutarlo en todos los sentidos porque no se sabe cuántos más van a poder jugar la final de la Copa Libertadores con el clásico de toda su vida», sentenció en aquel momento Gallardo. Y lo dejó en claro: «El que salga vencedor tendrá la gloria absolutamente y el que no, seguirá peleándola. No es de vida o muerte».

Gallardo era una de las pocas personas que querían jugar esa final. El Muñeco estaba convencido que era el momento justo para ratificar la superioridad de River sobre Boca en esos tiempos. Y el técnico de River debe ser ahora también una de las pocas personas que no tendría problemas en que ese evento se repitiese.

«Hay mucho morbo, mucho en juego, no sé cuántos tienen esa cosa sincera… Se puede hablar, pero no sé cuántos quieren jugar ese partido otra vez. Nosotros apuntamos a la final, no sabemos si se nos va a dar. No sé cuántos quieren una final de este tamaño nuevamente, pero a mí me encanta, no le escapo a eso. Si se da, bienvenida sea», afirmó el Muñeco luego de la victoria de su equipo sobre Godoy Cruz por la Copa Diego Maradona.

De todos modos, Gallardo es prudente. «Sería una falta de respeto creer que vamos a llegar a la final cuando todavía quedan rivales tan duros por sortear. Hablar hoy de eso me parece injusto con los otros», opinó.

Gonzalo Bergessio es una pieza clave de Nacional, rival de River en cuartos de final. (Foto: AFP)

Gonzalo Bergessio es una pieza clave de Nacional, rival de River en cuartos de final. (Foto: AFP)

River debería pasar primero a Nacional de Montevideo y luego a Libertad o a Palmeiras para llegar al Maracaná, escenario de la final, que se disputará el 30 de enero de 2021. Y Boca, por su parte, aún debe cerrar la serie de octavos de final (está 1-0 arriba y define en la Bombonera), luego espera Racing y, en caso de avanzar, Gremio o Santos en las semifinales.

Gallardo tuvo esa misma postura hace dos años luego de que River eliminara a Independiente. «El morbo es periodístico… Ya estamos en semifinales y veremos qué pasa el jueves con Boca (tenía que jugar con Cruzeiro, al que finalmente eliminó), pero más allá de lo que pase, hay otros rivales. Tengo muchas preocupaciones por delante antes de que se pueda dar esa hipotética final», respondió el Muñeco ante la pregunta que este cronista le hizo en la conferencia de prensa posterior al encuentro con el Rojo sobre una posible final River-Boca.

De todos modos, más allá de lo que se hable en los medios de comunicación, River está enfocado en lo que se viene: Nacional de Montevideo. «Va a ser durísimo, sé lo que es, conozco su cultura, su personalidad, el futbolista uruguayo va a dar pelea, van a correr mucho, defenderse y dejar la piel ahí. No va a ser un partido fácil, hay que prepararnos de la mejor manera posible», analizó Gallardo.

Para el Muñeco, la serie marcará un momento especial: enfrentará oficialmente por primera vez al equipo en el que se retiró como futbolista e inició su camino como técnico en 2011. «Nacional siempre va a estar en mi corazón, tengo muy adentro la calidez con la que me trataron», contó el técnico de River, quien de acá al jueves definirá la estrategia para la eliminatoria que comenzará este jueves en el Libertadores de América y culminará una semana después en el Gran Parque Central de Montevideo.

De cara a ese primer encuentro, Gallardo guardó a ocho (Franco Armani, Paulo Díaz, Robert Rojas, Milton Casco, Enzo Pérez, Nicolás De La Cruz, Matías Suárez y Rafael Borré) de los once jugadores que fueron titulares frente a Athletico Paranaense. Si a ellos se les suman Gonzalo Montiel, Javier Pinola e Ignacio Fernández, el equipo será el mismo. Pero, ¿volverá a jugar con línea de cinco? ¿O este partido ante Nacional requiere de alguien más en el mediocampo?

Si Gallardo se define por esta última opción, saldría el paraguayo Rojas y al medio podría sumar a un jugador más ofensivo como Julián Álvarez (también puede darle una variante como extremo), o a uno más defensivo como Santiago Sosa o Bruno Zuculini.   

Mirá también

Mirá también



Fuente: Clarin.com

Compartir