Cheché Hermández: su actualidad en Ecuador y rivalidad América – Cali | Futbol Colombiano | Liga BetPlay


Técnico Universitario de Ambato era el líder invicto de la Liga Pro de Ecuador al momento de la suspensión de la competencia, al sumar 11 puntos, producto de 3 victorias y 2 empates. Aparece con 2 unidades por encima de la LDU y 3 por delante de Universidad Católica y Macará.

Su entrenador actual es el bogotano José Eugenio ‘Cheché Hernández, quien en Colombia salió campeón con Deportivo Cali en la Liga de 1998 y subcampeón de la Copa Libertadores del año siguiente tras caer en el global de la final con Palmeiras.

FUTBOLRED lo contactó vía telefónica en Ambato, luego de terminar un entrenamiento en campo con su equipo, ya que las prácticas individuales en ese país empezaron hace más de una semana. Con él hubo tiempo de hablar de sus aspiraciones en la presente temporada, de su exitoso comienzo en el Cali con las categorías menores, especialmente al frente de una Primera C llena de talentos, pero también de sus recuerdos frente al tradicional adversario en los clásicos: América, al que simplemente llama ‘el rival de patio’.

Sobre la actualidad en el conjunto de Ambato señaló que “al día de hoy (viernes 19) tenemos nueve sesiones de entrenamientos con los jugadores, la fecha probable para el reinicio del torneo es el 18 de junio. Veo muy bien a los jugadores, están trabajando mucha técnica y contacto con la pelota, que el jugador vuelva a disfrutar del elemento de fútbol, y a partir eso lo hemos tomado como una manera especial y disposición del grupo y con la total responsabilidad de defender el primer lugar con el que va Técnico Universitario”.

José Eugenio 'Cheché' Hernández, DT  del Deportes Quindío.

En cuanto a las normas que deben acatar, contó una anécdota que le hizo perder tiempo al finalizar una práctica: “Hay una restricción para cumplir con los entrenamientos, en un auto solo pueden ir tres personas y fuera de eso con salvoconducto para poder deambular por la calle, ya que hay pico y placa. El sábado pasado uno de los muchachos me iba a acercar al apartamento y nos paró la Policía, se iban a llevar el carro porque yo no estaba autorizado para ir allí porque éramos cuatro, nos demoraron bastante tiempo, pero uno de los agentes se tranzó por una camiseta del equipo”.

También especificó en qué consiste el protocolo que se implementó en Ecuador: “Hay una desinfección, toma de temperatura, lavado de manos, no se utiliza el camerino, los jugadores deben tener un distanciamiento, llevar su propia ropa, la que normalmente lavaba el club permanentemente, ahora les toca a ellos en sus casas y llegar cambiado. Luego sí viene la parte del entrenamiento, que también es restringida y en asocio con el semáforo de la ciudad, Ambato tiene semáforo amarillo y nosotros entrenamos con un máximo de 15 personas, si lo vamos a hacer con 17 o 20, tiene que ser en dos grupos. Tratamos de hacer parte táctica, acomodándonos a las restricciones, buscamos una metodología que se nos adecúe a a esta normatividad de la Liga Pro. Cuanto termina el entrenamiento, de nuevo se hace desinfección y toma de temperatura”.

‘Cheché’ espera que cuando se reinicie la competencia el nivel del conjunto no vaya a bajar mucho: “Creo que estamos dando énfasis a la parte técnica, al contacto con la pelota, que el jugador se adecúe otra vez al elemento principal, nunca había esto de que tuviéramos una para de tres meses y que el jugador no pudiera tener contacto con el elemento básico, que es la pelota, entonces ahora lo que quiero es que tengan mucho contacto con ella, se habitúen otra vez a manejarla en los espacios, tiempo, a temporizar y en la parte táctica espero que lleguen bien para el reinicio del torneo. Sé que va a ser diferente porque me van a mirar un poco distinto ahora. Tengo invicto los cinco partidos de esta temporada y los tres últimos de la parte final del anterior, que fueron los que permitieron mantener la categoría, son ocho juegos sin perder”.

Afirma que los jugadores nacionales que llevó han sido muy importantes para la buena campaña que se llevaba: “Los representativos más o menos son los de Colombia, Steven Tapiero, que tuvo un paso por los rojos de Cali, Leones y Real Cartagena; Juan Jiménez, un volante mixto que jugó en Fortaleza; Carlos Mosquera, delantero quien militó en Patriotas, Cúcuta, ha hecho goles y es reconocido acá como un jugador importante como refuerzo extranjero; Carlos Sinisterra, un extremo zurdo que jugó en Rionegro y Cúcuta, acá comparte la posición con un ecuatoriano y le ha ido bien. También un argentino de nueve, Diego Dorregaray, goleador, y Carlos Lujano, un central venezolano”.

En cuanto a si un grande de ese país lo busca para hacerse cargo en el banquillo, dice que “quiero que este equipos clasifique a un torneo internacional. La ciudad de Ambato tiene tres clubes: Mushuc Runa, Macará y Técnico Universitario, que en mis proyecciones tiene que ser el mejor del cantón de Tungurahua y clasificar a eventos internacionales, eso va a dar un plus grande para que mejore mucho. Hasta el día de hoy es el equipo que menos presupuesto recibe por parte de la Liga Pro, recibe al año 850.000 dólares, comparados con los 3 millones y 2 millones y pico que reciben Independiente del Valle, la Liga de Quito, Barcelona… es una gran diferencia económica”.

Por ello, afirma que los ha igualado a través de “convencimiento y trabajo, hemos trabajado bien para volver a este equipo grande, cambiarle la mentalidad a los jugadores ecuatorianos que han permanecido en el club, en el año 2018 jugaron 47 partidos y ganaron solo 9, una cifra muy pobre. Hemos tratado de influir mucho en el aspecto mental del jugador que ha permanecido acá”.

Hernández considera que su presencia en Ecuador ha sido valiosa, por diferentes motivos: “En el aspecto práctico y metodológico hemos mejorado, eso es lo que ha gustado acá porque vinimos a aportar, enseñar, el jugador se ha dado cuenta que se traen cosas nuevas, diferentes a lo que se daba aquí. En la parte táctica hemos sido muy cuidadosos y se ha visto la evolución del grupo, sobre todo en los ecuatorianos y el aporte de los colombianos ha sido muy importante porque en nuestro país se trabaja más la parte táctica de lo que se hacía acá hasta el momento en que llegué. Ha habido un entendimiento con lo que es el jugador colombiano en su mentalidad y su cultura de trabajo, y con lo que hemos inculcado al futbolista ecuatoriano”.

José Eugenio 'Cheche' Hernández

Foto:

ÓSCAR BERROCAL/ELTIEMPO

De igual forma, reconoce que hay diferencias entre la base que se tiene en Colombia y la ecuatoriana: “Sí, porque acá normalmente no ha habido un proceso constante del crecimiento del jugador de 9, 10, 11, 12 y hasta los 15 años de edad; el jugador todavía sale de alguna manera muy virgen a competir como profesional, sin mucho conocimiento de su parte táctica. Se buscan todavía jugadores libres, pero es un azar, porque no hay un seguimiento claro sino que se busca al que aparezca por allí”.

Cosido a la entraña verdiblanca, dice que por principios nunca dirigía al América de Cali, al que siempre menciona como “el rival de patio”. “No, no voy para allá, no me gusta, no soporto, mis valores no los voy a negociar, y siempre he creído que los conceptos que se emiten, ‘es que soy profesional y tengo que ir a dirigir al otro lado de la avenida, no’. Eso es mentira, el que es, es de un lado y debe permanecer en su lado correctamente. Siempre he dicho que me molesta mucho que el capitán del Deportivo Cali sea un jugador que estuvo del otro lado de la avenida y que fuera rojo. Eso me molesta mucho, no sé por qué es así, si no se conoce la historia no se respeta. Puede ser muy profesional, pero hay un sentimiento, ¿cómo le voy a decir yo a un muchacho de divisiones menores, mire, es que él jugó en otro lado y entonces ahora viene acá y es capitán, es horrible eso, totalmente horrible, no lo concibo.

Sustenta su tajante afirmación en las buenas campañas que vivió con los azucareros: “¿Qué me da derecho a mí a hablar así? Lo que conseguí y le di a la institución: un subcampeonato de Copa Libertadores 99 y un campeonato nacional en el 98. Por ejemplo, lo digo claramente, en el Junior habla Valenciano y ‘el Pibe Valderrama, que pasaron por el equipo; en Nacional habla Víctor Hugo Aristizábal y Juan Pablo Ángel, ¿y en el Cali quién habla? Yo diría que tiene que hacerlo, por ejemplo, Mario Alberto Yepes, un estandarte de la institución. Los valores, para mí, se tienen que respetar. Por eso no concibo que el capitán haya pasado por el otro lado”.

¿No entiende entonces esa decisión de Angulo como capitán? “No lo entiendo ni lo comparto, puedes ser el que sea. No estoy en contra de un nombre exclusivamente, sino lo que representa ser capitán del Cali, que es sentido de pertenencia, amor, entrega, nacimiento en la cantera, es vivir el color en toda su dimensión… son cosas diferentes que no las viven en el tro lado, no entiendo eso, pero bueno…

Por qué cuándo usted habla de América no menciona el nombre, sino que habla de ‘el rival de patio’? “Y sigo diciendo así, sigo diciendo el rival de patio, el equipo del otro lado de la avenida, en fin, porque hay una rivalidad, pero una rivalidad bien llevada, tampoco al extremo de que vamos a matarnos, una rivalidad con respeto, pero con sentimiento, con valores de nacimiento, de amor y de entrega. No los menciono y les molesta mucho”.

¿Alguna vez los hinchas de América lo increparon por eso? “Sí, pero les digo que no merecen mi reconocimiento, el día que jugué también la final del ascenso, que estaba en el Quindío, que jugué la final contra ellos en el ascenso, que lo lograron, ellos saben cómo lo lograron… hay muchas cosas que me duelen a mí, pero bueno…”.

Marco Antonio Garcés
Corresponsal Futbolred Cali
En twitter: @marquitosgarces



Fuente: Futbolred

Compartir