Carlos Fernández protagonista de las dos remontadas del Granada


El Granada consiguió su segunda remontada de la temporada, segunda también en Los Cármenes, gracias a un tanto de fe de Carlos Fernández cuando el encuentro frente al Valladolid agonizaba. Con ese gol en el 95′, el delantero cedido por el Sevilla daba la vuelta a un partido que le ha puesto cuesta arriba a los hombres de Diego Martínez. SIn embargo, el equipo tiró de corazón para hacer por segunda vez consecutiva en casa lo que no había hecho en lo que llevamos de curso en Liga: remontar un partido.

Y es que ese era uno de los debes de este Granada esta temporada. El equipo nazarí no fue capaz de volver un resultado hasta el pasado 1 de febrero. Entonces, el Espanyol, ai igual que el Valladolid, también se adelantó en el marcador. Y el final fue el mismo que el del pasado sábado, aunque con menos emoción. El Granada se llevaba el partido gracias a un tanto de Carlos Fernández, aunque frente a los pericos el gol llegó de la victoria llegó mucho antes, en el 46′.

De esta manera, Carlos Fernández, además, se ha convertido en el máximo goleador del equipo con cinco tantos en Liga (que han servido para darle al Granada cinco puntos) y otros dos en Copa. La fe de Carlos y de este Granada empieza a ser inquebrantable…

Escudo/Bandera Granada

Carlos: «Jugamos como equipo y esa es la mayor fuerza posible»

Carlos Fernández habló tras el encuentro para destacar la garra de este Granada: «Este equipo siempre lo da todo, siempre está a la altura del partido y hay que darle una importancia brutal porque conseguir 33 puntos a estas alturas del campeonato tiene un mérito increíble. Y seguimos avanzando en la Copa del Rey, lo que es una maravilla». Sobre su tanto en la última jugada del partido, reconoció que «siempre que se gana de esta manera te da un subidón extra de alegría y felicidad. Pero lo importante es lograr los tres puntos que es un paso hacia adelante por nuestro objetivo, que es la permanencia«. Además, destacó la importancia del equipo por encima de las individualidades: «La gente que ha saltado desde el banquillo nos ha ayudado mucho porque necesitábamos aire fresco. Aquí no hay individualidades, todos somos uno. Jugamos como equipo y esa es la mayor fuerza posible».



Fuente: As.com

Compartir