Boca-Santos se siguió jugando al compás de un rumor que quedó en la nada y del temor por posibles contagios de cara a la revancha



Boca-Santos se siguió jugando al compás de un rumor que quedó en la nada y del temor por posibles contagios de cara a la revancha 1

Todo lo picante que no fueron -porque no pudieron o porque no se animaron- Boca y Santos en la primera semifinal de la Copa Libertadores, lo fueron luego del juego, en el “escritorio”, con reclamos formales ridículos (la carta del Peixe a la Conmebol por la no actuación del VAR en el penal no sancionado de Izquierdoz a Marinho), denuncias vía redes sociales de destrozos en el micro y con el rumor que trascendió ayer con fuerza y que alertaba que los brasileños incluyeron entre los titulares a a un futbolista contagiado de Covid-19.

La información se expandió cerca del mediodía, luego de que la dirigencia de Boca se enterara de que dos jugadores de Santos, el arquero John y el suplente Wagner Leonardo, permanecían en Buenos Aires por haber dado positivo en un testeo que se le realizó a la delegación paulista para poder ingresar nuevamente a Brasil, el jueves tras el duelo copero. El positivo de los futbolistas se asoció a la charla técnica que dio Cuca en el entretiempo dentro del campo de juego y la conclusión fue fácil: sabían que estaban contagiados y por eso no fueron al vestuario. Un disparate.

Este viernes por la tarde, la Secretaría de Fútbol de Boca, dirigida por Juan Román Riquelme, envió un comunicado a la Conmebol para que se le informe sobre los PCR de los futbolistas John y Wagner Leonardo, que dieron positivos de Covid-19, y que se constate si podrían haber jugado el miércoles pasado a sabiendas de saber el resultado de los hisopados.

En Boca se espera la respuesta de la Conmebol para aclarar la situación y, más allá de una posible protesta si se observa algo fuera del reglamento, alerta la situación de los jugadores y el cuerpo técnico, ya que si se confirma que ambos futbolistas tienen coronavirus preocupan los resultados del hisopado que se realizará el plantel este domingo por la mañana por los protocolos sanitarios de la Conmebol. Se recuerda: el entrenador Miguel Angel Russo es paciente de riesgo, porque tiene 64 años y tuvo una grave enfermedad, y además el plantel xeneize tuvo 22 casos de Covid positivo en agosto pasado.

Lo que ya dejó trascender la Conmebol es que de ninguna manera Boca podrá ganar los puntos porque Santos siguió cada uno de los pasos a la perfección. Toda la delegación ingresó al país con los resultados negativos y por eso los jugadores estaban habilitados para jugar. Lo que sucedió es que el miércoles al mediodía, horas antes del duelo en la Bombonera, los integrantes del plantel del conjunto brasilero se realizaron otro hisopados para poder ingresar al país al día siguiente. Ahí aparece el conflicto: en Santos decían que los resultados se conocieron el jueves por la mañana y en Boca creían que los estudios estuvieron el mismo miércoles, horas antes del partido.

Pero cerca de las 19 de ayer, la empresa Cemepla, medicina para empresas, publicó en su cuenta de Twitter que se encargó de hisopar a los planteles de Palmeiras y Santos antes de sus partidos contra River y Boca, respectivamente, y que los resultados fueron entregados después de finalizados los partidos, como requisito para volver a Brasil. Cemepla, con esto, dio testimonio de que los jugadores del técnico Cuca no conocían que había dos positivos de coronavirus, con lo cual el Santos no quedaría expuesto a una sanción.

La prensa brasileña fue la que confirmó los dos casos positivos en el plantel de Santos. E informaron que Santos prepara una nueva batería de exámenes de cara al duelo ante San Pablo de hoy. Y que desconfía de los laboratorios argentinos: creen que los casos de John y Wagner Leonardo son “falsos positivos”.

Lo curioso es que Santos no fue al vestuario en el entretiempo y Cuca dialogó con sus jugadores en el banco de suplentes. Eso asomó como el principal indicio de que el entrenador brasilero sabía del positivo de John. Pero rápido se difundieron imágenes del arquero abrazando a todos sus compañeros minutos antes del inicio del juego y del técnico Cuca dando charlas de entretiempos dentro de la cancha. Incluso una fue en un San Pablo-Rosario Central de 2004, cuando Miguel Angel Russo era el DT de los rosarinos.

¿Qué pasará en las próximas horas? No demasiado. Los futbolistas John y Wagner Leonardo regresarán a Brasil en un vuelo sanitario y allá les realizarán otros estudios para descartar un presunto falso positivo. Entre hoy y mañana, la Conmebol les realizará los hisopados correspondientes y ahí se sabrá quiénes pueden jugar la vuelta de la semifinal y quiénes no.

No se descarta, entonces, que John vuelva a ocupar el arco del elenco paulista en el Vila Belmiro. Y después, el miércoles por la noche, alguno de los dos, Boca o Santos, ganará la serie en la cancha. 



Fuente: Clarin.com

Compartir