Boca hace los deberes para evitar lesiones y mira con especial atención a algunos jugadores


En la intimidad del cuerpo técnico de Boca tienen anotada en el calendario la segunda semana de julio como una posible fecha de regreso a las prácticas. Y si las restricciones del Ministerio de Salud y de la AFA lo confirman, la planificación de trabajos para un reinicio de la actividad ya está pensada. Con el foco puesto en dos grandes ejes: volver a poner en ritmo al plantel y el cuidado para evitar lesiones.

Sobre este último punto, trabajan en consultas constantes el preparador físico Damián Lanatta y la estructura del departamento médico que tiene a Fernando Batista como su cabeza. Los llamados a colegas de Europa apuntan a saber de qué forma se llevaron a cabo los entrenamientos en Alemania, España e Italia. Pero esencialmente cómo fueron los trabajos de reanudación de los entrenamientos para evitar lesiones.

Mirá también

La preocupación está instalada en el planeta fútbol. Y la chance de realizar cinco cambios que aprobó la FIFA solo es un parche momentáneo al que el 80 por ciento de los equipos han recurrido sin tanto éxito: la Bundesliga registró 38 lesiones en las cinco primeras jornadas desde el retorno y 26 de ellas fueron musculares.

España y Portugal van con un agregado: tendrán más partidos de fechas en la semana y la recuperación física será menor. En La Liga se anotaron cerca de 10 lesiones entre la última semana de entrenamientos y los primeros juegos.

Mirá también

Por eso Boca toma nota. Cuando el fútbol tenga luz verde para entrenarse habrán pasado cuatro meses. Y para el momento en que llegue la exigencia plena en un partido llevará casi medio año con el motor frenado. Los médicos de AFA y Conmebol han hablado ya entre ellos en reuniones virtuales con especialistas de la región para comenzar a tratar temas referidos a las prevenciones que van más allá del Covid 19 y sus contagios.

Miguel Russo tiene además una certeza y es que el retorno de aquellos jugadores mayores de 30 años necesita de mayor atención. La figura de Carlos Tevez se destaca en ese sentido: con 36 es el más grande del plantel y en Boca saben todo lo que le costó ponerse a punto físicamente cuando volvió de China en 2018 casi sin actividad durante cinco meses. Ahora pesan sobre la espalda dos años más e imaginárselo con el gran nivel que tuvo en el cierre de la Superliga para coronarse campeón, al menos en el comienzo, se parece a una utopía.

Mirá también

Pero Carlos no es el único: Mauro Zárate ​(33 años) terminó el semestre sin jugar por lesiones musculares. Su vuelta tendrá que ser plena y los cuidados mucho más intensivos. Lo mismo pasará con Zambrano y Lisandro López, ambos de 30 años, quienes ya superaron fracturas en las costillas y el pie respectivamente pero que habrán sumado casi 7 meses de párate cuando se pueda regresar. A ellos se les tendrá una principal atención, como a Fabra, Ábila y Salvio, quienes habían adquirido un ritmo de competencia mucho más elevado al de 2019. Ahora es tiempo de largar otra vez.

“Boca venía como un auto que va primero en una carrera. Girando al mismo ritmo, cada vez más rápido y con el auto equilibrado. Pero ahora hay que largar de nuevo y además de igualarte con el resto, vos tenés la obligación de acelerar mucho más. Y eso te puede dañar el coche”, fue la analogía que trazaron ante Clarín desde adentro del club. Por eso, más allá de esa fecha en el calendario que aspira a fijar que se vuelve en julio, lo importante será cómo se regresa y qué secuelas deja.



Fuente: Clarin.com

Compartir