Bernardo Romeo: «Estamos volviendo a las raíces de Pekerman y Tocalli»


Cuando le sonó el teléfono celular a Bernardo Romeo y escuchó del otro lado la propuesta de un viejo conocido no tuvo mucho que meditar. La respuesta fue «sí» de inmediato. «Me motivó el llamado de Lionel diciéndome que me querían sumar al proyecto. Eso inició los contactos y después la decisión final fue del presidente Tapia. Me pone muy contento volver a este predio», le dice el nuevo coordinador de Selecciones Juveniles de la Argentina a Clarín. Fue Scaloni, con quien compartió vestuario en Estudiantes y  en la Sub 20 que se consagró campeón mundial en Malasia, el que le hizo la invitación formal para, a sus 43 años, volver a reunirse también con Diego Placente (Sub 15) y Pablo Aimar (Sub 17), los otros Pekerman boys que ya vienen trabajando con los chicos de AFA hace un par de años.

-¿La idea de sumar gente formada por Pekerman y Tocalli es volver a esas fuentes?

-Con José y con Hugo estuvimos como 8 o 10 años acá en juveniles. Fue muy importante haber crecido con tipos como ellos y con toda la gente que estuvo que marcaron una era. Yo me formé con ellos, venía de Estudiantes y pasaba de lunes a miércoles acá. Nos quedó su formación y está bueno volver a esa fuente.

-¿Qué cosas que se veían con Pekerman y Tocalli ves que también se trabajan ahora en AFA?

-Los valores. Podés saber más de táctica y técnica, pero lo más importante en la etapa de la formación son los valores. Se ha vuelto a esos valores tan lindos y tan simples como el respeto, la generosidad, el trabajo, el sacrificio, pedir permiso, decir buenas tardes, por favor. Hoy está muy difícil encontrar eso porque la sociedad ha cambiado. El fútbol está dentro de la sociedad. Yo vengo a potenciar el proyecto que ya está armado y que ya está volviendo a inculcar esos valores. Estamos volviendo a esas raíces.

-¿El juvenil toma consciencia del escudo que representa al venir a la Selección?

-Debería tenerlo y yo quiero potenciar el sentido de pertenencia a la Selección. Tiene que significar algo espectacular, un sueño, un premio. Que cuando vuelva al club el jugador tenga la obligación de volver a rendir para ser citado de nuevo. A veces los chicos se confunden y piensan que si son citados a una Sub 15 o Sub 17 ya está, ya llegaron. Esos chicos son los que tienen que contagiar a sus compañeros en los clubes. Un chico de selección tiene que dar el ejemplo, además de jugar. Para mí es clave. Esa tiene que ser la bajada de línea.

Mirá también

-¿Ponés a los valores al mismo nivel que lo futbolístico?

-Sí. No se puede claudicar con el tema de los valores y el comportamiento en la formación. Es no negociable. No es fácil porque es algo de todos los días, como lo hacían José y Hugo. La Selección Argentina tiene que ser un orgullo para todos. Darle importancia al fair play. Ese es el camino, más allá de la metodología de entrenamiento y el modelo de juego.

"El tema de los valores en la formación es no negociable", remarca Romeo. Foto: Prensa AFA

«El tema de los valores en la formación es no negociable», remarca Romeo. Foto: Prensa AFA

-¿Pensás que los juveniles de hoy tienen más presiones que antes porque están más expuestos?

-Hay muchos programas de televisión, muchas radios, muchos medios partidarios… Hay mucha masividad. También hay presiones de la familia o del representante. El fútbol se convirtió en un negocio tan grande que a veces es complicado para los chicos estar bien centrados. Por eso los formadores tienen la tarea de poner a los chicos sobre la tierra.

-¿Qué es lo que más te entusiasma de esta nueva función?

-Estar acá. No se le puede decir que no a la Selección. Yo viví de todo acá. Fui papá cuando estaba acá. Este año cumplo 20 de casado y acá me encontré al cura Juanjo, que me casó. Lo vi después de 20 años, estuvimos hablando y me saqué una foto. Para mí la Selección es todo. Todos los que estamos ahora hemos vivido cosas muy fuerte en juveniles que nos quedaron muy marcadas. Apenas me dijeron de venir hablé con Tocalli y hablé con el representante de José para reunirme. Quiero charlar con él porque me puede aconsejar en muchas cosas. ¿Cuál es el desafío? Yo siempre sueño con ganar Copas, pero eso tiene que ser una consecuencia del trabajo. No siempre se trata de alcanzar el resultado de cualquier manera ni de cualquier forma. Eso que quede bien claro.

-¿Qué es lo más urgente a trabajar?

-Y tenemos todo este año de preparación para encarar los torneos del año que viene. Ya arrancamos con la Sub 17 porque el primer torneo es en abril en Francia. Nos llegan muchas invitaciones para todas las categorías. Argentina está volviendo a ser potencia. Después hay que analizar a cuál conviene ir. En Sudamérica estamos muy bien posicionados, pero nos cuesta más afuera. Los últimos dos Mundiales, Sub 20 y Sub 17, llegamos hasta octavos de final. Primero hay que clasificar y luego tratar de mejorar esa instancia. Para eso hay que prepararse.

-¿La camada que se ve en la Sub 23 invita a soñar con que hay vida después de Messi, Agüero, Higuaín, Mascherano, Di María…?

-Ya se están viendo jugadores muy interesantes. Mac Allister, Gaich… La Sub 23 hizo un gran torneo y eso que esa competencia no es nada fácil. Hay jugadores y hay que trabajarlos para que sean los próximos. Con unidad de criterios se puede hacer. La Argentina puede tener de acá a diez años un semillero confiable. Yo estoy viendo ahora mucha Séptima y Octava y jugadores hay. Se vienen categorías 2004, 2005 y 2006 muy interesantes, muy interesantes.

Mirá también

-Hasta hace poco estuviste del otro lado del mostrador como mánager de San Lorenzo. ¿Entendés al dirigente que prioriza a su equipo porque se juega cosas importantes y no quiere ceder jugadores a la Selección?

-Es una buena pregunta. José ha tenido estos mismos problemas. Es una historia vieja. Con diálogo se puede diagramar. Yo soy de la idea de que la Selección es lo más importante, es prioridad. La AFA está por arriba de todos los equipos. Sé que cada uno defiende lo suyo. Es un tema que hay que hablarlo, hay que sentarse. Vamos a tener un trabajo lindo y grande ahí. Hay que convencer a los técnicos y a los que mandan en los equipos de que la Selección tiene que ser prioridad. No es fácil. Ojo, yo hablé con todos los coordinadores de clubes y me dijeron que me quedara tranquilo con este tema. Hay que ver qué pasa cuando llega el momento. A priori están todos dispuesto a ceder jugadores. Los equipos saben que acá los jugadores se potencian y se cotizan mucho más. A todos le sirve.

-¿Ya empezaron a hablar este tema por los Juegos Olímpicos?

-Sí. Hay que ver si el Bocha (Batista) decide llevar o no a los tres mayores. Los chicos están muy ilusionados y quieren ir todos. Es importante la presión de los jugadores, como fue el caso de (Adolfo) Gaich. El ejemplo más claro fue Messi en Barcelona. Ahí está el sentido de pertenencia del jugador. Yo veo que estos chicos van a hacer fuerza para estar.

"Los chicos van a hacer fuerza para estar en Tokio", no duda Bernardo Romero, coordinador de selecciones juveniles. Foto: Prensa AFA

«Los chicos van a hacer fuerza para estar en Tokio», no duda Bernardo Romero, coordinador de selecciones juveniles. Foto: Prensa AFA

-¿Cómo se trabaja el modelo de juego entre las categorías?

-Nosotros tenemos una idea. En la Argentina hay que jugar bien al fútbol, estás obligado. Ahora, por eso no todos van a usar el mismo sistema. Hay mucha comunicación entre todos y está aceitado el diálogo. El modelo de juego tiene que ser el mismo, pero cada técnico le pondrá su impronta. Está bueno practicar distintos sistemas para que cuando llegue a la Mayor sepa adaptarse. No nos atamos a un sistema táctico. Dentro de un mismo modelo de juego puede haber distintos sistemas.

-¿Cómo vas a encarar la búsqueda de jugadores?

-Tenemos que salir a buscar en todo el país. Es necesario, más allá de que los clubes nuclean generalmente a los juveniles más destacados. Lo que más me preocupa es la búsqueda en el exterior. Hay tantos jugadores afuera que no hay manera de abarcar todo. Se necesita una gran estructura. De Sub 23 para abajo hay un listado enorme -saca su celular y muestra una lista interminable-. Hay que sentarse, estudiar y ver. No puedo permitir que otra selección se lleve a un gran jugador. Hay muchos chicos que se han ido con sus familias en la crisis de 2001. Tengo en la cabeza armar un scouting afuera.

-En el proyecto integral de selecciones se habla de hacer centros en el interior del país. ¿Es realizable eso?

-Lo leí todo, es ambicioso y muy lindo. Hablé con el presidente y ese proyecto se está realizando. El tema estructural es más difícil porque lleva tiempo, pero se está en marcha. Soy un convencido de que con tiempo ese proyecto se puede hacer.

-¿Mirás algún modelo del exterior para copiar cosas?

-España y Alemania son los dos ejemplos que vienen haciendo un trabajo serio en juveniles. Ojo, las selecciones sudamericanas vienen laburando cada vez mejor también. La vez pasada vinieron de Conmebol y quedaron asombrados. La diferencia es el tema económico. Y no todo se puede copiar y pegar acá porque son otras culturas, otra pasión, otra economía. Es bueno copiar cosas que se puedan aplicar.

Mirá también

Romeo y la figura del mánager: «En Argentina cuesta»

Después de ponerle fin a su carrera como goleador de raza, Romeo tuvo claro que seguiría vinculado al fútbol. En 2012 aceptó el cargo de mánager de San Lorenzo, función que llevó adelante durante cinco años en la dirigencia de Matías Lammens y Marcelo Tinelli. “En su momento decidí alejarme porque tenía la cabeza quemada ya, ja”, le cuenta Bernie a Clarín sobre la exigente demanda que significa administrar el fútbol de un equipo grande.

-¿El dirigente del fútbol argentino sabe de fútbol o cree que sabe?

-Es complicada esa pregunta. Acá todo es muy pasional. En mi caso, Matías (Lammens) y Marcelo (Tinelli) me han dejado trabajar en San Lorenzo. Saben y opinan con criterio. Yo soy de defender mucho la tarea del director deportivo. Tiene que haber gente de fútbol en la mesa chica. Gente que haya estado en un vestuario y que se haya preparado. Es necesario orientar a los dirigentes. Todos los equipos están poniendo gente de fútbol.

Romeo fue mánager de San Lorenzo desde 2012 hasta 2017. Foto: Marcelo Carroll

Romeo fue mánager de San Lorenzo desde 2012 hasta 2017. Foto: Marcelo Carroll

-La figura del mánager…

-(Interrumpe) Cuesta, en Argentina cuesta.

-Pero en algunos clubes funciona y en otros no. ¿Por qué?

-Hay que prepararse también, eh. No es que porque uno haya sido jugador ya está. La experiencia es importante, pero hay que tener capacidad para aconsejar. No tengo dudas de que el puesto acá en la Argentina es difícil. ¿Por qué? Es la pregunta que me hago hace mucho tiempo. No tengo una respuesta.

Mirá también

-A veces no está muy claro cuál debe ser la función de un mánager.

-Depende de cómo se lo tome cada uno. Yo en San Lorenzo tuve que ordenar todo porque era un despelote cuando agarramos en 2012. Tuve que hablar con todas las categorías, coordinadores, todo. Se trata de ordenar toda la parte deportiva. Tenés 30 representantes sólo por el plantel profesional, otros tantos en Reserva y algunos en juveniles. Hay que atenderlos a todos porque cada uno tiene un problema. Atender toda la estructura de fútbol juvenil. Temas logísticos. Infraestructura. Para mí, los presidentes o dirigentes están para gestionar otra cosa. Una persona atendiendo el día a día del fútbol tiene que estar instalada en el club. Los técnicos a veces se ponen celosos porque piensan que el mánager quiere agarrar. El director deportivo siempre tiene que estar adelantado a todo. Es un tema para hablar largo.

-¿Y nunca se te dio por ser DT?

-En algún momento me hizo ruido. Después de 5 años como mánager estuve dos sin hacer nada y lo pensé. Pero lo mio es la gestión y la coordinación. Me gusta más eso que la función de técnico. Apareció esto y dije sí en seguida. Ojo, nunca digo nunca. Hoy estoy convencido de esto.



Fuente: Clarin.com

Compartir