Benoit Paire dejó una pobre imagen en su paso por Buenos Aires y podría recibir una dura multa


Benoit Paire dejó una pobre imagen en su paso por el ATP de Buenos Aires. El francés, un jugador tan talentoso y carismático como rebelde, se despidió del torneo acompañado de los silbidos de las pocas personas que fueron testigos en el estadio de su derrota ante Francisco Cerúndolo en los octavos de final. En ese partido fue penalizado por escupir, discutió con el umpire y con el supervisor del torneo y terminó regalando el último game, conductas bochornosas por las recibirá muy probablemente una dura sanción económica.

Pero la polémica no quedó ahí, porque tras su eliminación, el número 27° del ranking compartió un tuit con un mensaje que generó grandes críticas y se mostró en Instagram en una fiesta en una parrilla de Palermo, sin barbijo. 

El francés, a quien muchos consideran uno de los «chicos malos» del circuito, tuvo varias actitudes lamentables en el match que jugó ante Cerúndolo. Después de llevarse el primer set, se vio rápidamente abajo en el segundo y comenzó a hacer de las suyas. Descontento con un fallo en el tercer game, tuvo un fuerte cruce con el juez de silla y terminó escupiendo la marca que había dejado la pelota sobre el polvo de ladrillo, muy cerca de los pies del umpire. Así se ganó una advertencia y el reproche de la poca gente presente en las tribunas.

Más adelante, lo penalizaron con un punto por seguir discutiendo con el juez y también con el supervisor del torneo. Y en el tercer set, con el marcador 1-5 en contra, regaló el último game, en el que sacó mal a propósito y hasta realizó el último servicio cuando el recogepelotas estaba aún dentro de la cancha.

Ese desgano al jugar representa una clara violación al Código de Conducta de los Jugadores del ATP, que en su artículo 8.04 establece una sanción económica de hasta 20 mil dólares por no realizar «el mejor esfuerzo en un partido mientras compite en un torneo». Si finalmente es castigado además por escupir -lo que podría considerarse una conducta antideportiva- y por abuso verbal -dependerá de lo que le dijo al umpire-, el monto final de la multa, aún desconocido, podría ser mucho mayor. 

El francés, que se llevó del certamen unos 6.500 dólares solo por su participación en el cuadro de singles, igual no parece muy preocupado. Es más, horas después de su eliminación subió a su cuenta de Twitter un mensaje que generó bronca entre sus seguidores argentinos y de sus compatriotas, con quienes tuvo en el pasado algunos encontronazos.

«Finalmente, vale la pena chupar», escribió. Y acompañó la controvertida frase con una imagen que mostraba la cantidad de dinero que lleva ganada en su carrera, 8.505.886 dólares, como dejando en claro que no va a tener problemas para pagar una posible multa.

Como para ponerle el broche de oro a una despedida vergonzosa de Buenos Aires, en la noche del jueves compartió en sus historias de Instagram un video que se hizo viral en las redes sociales. Sin barbijo, se mostró abrazado con el monegasco Romain Arneodo, con quien jugó en dobles, disfrutando en una conocida parrilla de Palermo, que por las noches se convierte en boliche.

Tras llegar a Argentina -adonde disputó además el ATP de Córdoba (perdió en cuartos ante Federico Coria)-, el francés afirmó: «Estoy en Argentina porque me gusta estar al sol en la piscina del hotel con una cerveza”, como resaltando que la competencia no era su prioridad. Sus accionar irrespetuoso en el duelo ante Cerúndolo pareció ratificarlo y lo dejó al borde de una sanción, una vez más.

Una imagen del video que compartió Benoit Paire en su cuenta de Instagram. Foto Instagram

Una imagen del video que compartió Benoit Paire en su cuenta de Instagram. Foto Instagram

Es que Paire ya pasó en el pasado por situaciones similares. En 2018, por ejemplo, recibió una multa de 16.500 dólares por una obscenidad audible, conducta antideportiva y falta de esfuerzo en un partido ante el chipriota Marcos Baghdatis en la primera ronda del ATP de Washington. La multa fue más del doble del dinero que había ganado en el torneo.

En el Masters de Roma de 2020, luego de que el torneo no accediera a su petición de debutar un martes; en su partido de primera ronda ante Jannik Sinner rompió tres raquetas, se peleó con el umpire, le pegó varios raquetazos a una botella de agua y se dejó ganar varios puntos.

Fue un «show» similar al que desplegó en Buenos Aires, que le podría costar muy caro.

Mirá también

Mirá también



Fuente: Clarin.com

Compartir