Barcelona y el día después del apocalipsis: la hora de replanteos que incluyen el futuro de Messi


La posibilidad concreta de terminar una temporada sin títulos después de 12 años de éxitos ya hacía pensar en cambios. Pero la certeza asimilada con el gancho a la mandíbula que representó el 8 a 2 ante Bayern Múnich en Lisboa por los cuartos de final de la Champions League derrumbó definitivamente la estantería de Barcelona. Los anuncios son inminentes y alcanzarán a los tres estamentos principales de la institución: la dirigencia, el cuerpo técnico y el plantel.

El presidente Josep Maria Bartomeu lo anticipó el viernes tras la debacle: “Hoy es un día para reflexionar. A partir de mañana, intentaremos levantar los ánimos de todos los culés. Y a partir de la próxima semana, tomaremos decisiones, que algunas ya las teníamos pensadas y ya las diremos”. Una de las más importantes lo alcanzará a él y a su lugar en el club.

Según informó la cadena de radio catalana RAC1, el mandatario convocó de urgencia para el lunes a una reunión de la Junta Directiva, en principio para evaluar el alcance de esas medidas, entre las que estará la fijación de la fecha para las elecciones del año próximo.

De acuerdo con lo consignado por el diario Mundo Deportivo, los comicios se llevarán a cabo entre marzo y abril de 2021. Por su parte, Sport, el otro periódico deportivo catalán, sostiene que el llamado podría incluso adelantarse a enero. En cualquier caso, hay coincidencia respecto a que Bartomeu, cuyo mandato vence el año próximo, no renunciará.

Josep Maria Bartomeu convocó a un reunión de emergencia de la Junta Directiva de Barcelona para el lunes. (Foto: Lluis Gené / AFP)

Josep Maria Bartomeu convocó a un reunión de emergencia de la Junta Directiva de Barcelona para el lunes. (Foto: Lluis Gené / AFP)

Los estatutos del club establecen que las elecciones deben efectuarse entre marzo y junio del año en que vence el mandato de la Junta Directiva. Solo pueden adelantarse si renuncian el presidente y el 50 por ciento de los integrantes de la Junta o si lo hace el 75 por ciento de los miembros, sin importar si el mandatario dimite. Por el momento, no parece que eso vaya a ocurrir.

Según Sport, Bartomeu tiene decidido continuar en su cargo hasta el año próximo “para que la nueva Junta Directiva, sea la que sea, tenga tiempo para preparar su proyecto” y “por responsabilidad”, puesto que abandonar el barco ahora y precipitar un proceso electoral anticipado sería perjudicial para el club, que atraviesa un compleja situación deportiva y económica, derivada del recorte de ingresos que impuso la pandemia de coronavirus.

A contrapelo de las intenciones de Bartomeu, algunos lo quieren fuera más pronto que tarde. “Son demasiados años de tristeza y vergüenza, pero esta noche solo tiene un nombre: humillación. No alarguemos más la agonía ni perdamos más un tiempo precioso. Dimisión de Bartomeu, elecciones tan pronto como sea posible, y entre todos, reconstruir el club y devolver la ilusión al Barça!!”, disparó desde su cuenta de Twitter el empresario Víctor Font, quien hace más de un año anunció su precandidatura presidencial para el año próximo.

En la misma sintonía se expresó el expresidente Joan Laporta, una voz de peso en la política del club: “Después de esta dolorosa derrota, las declaraciones del presidente Bartomeu son, una vez más, una muestra de cobardía e ineptitud. La incompetencia de él y de su Junta los inhabilita para tomar más decisiones que condicionan el futuro de Barça”.

Quique Setién no volverá a sentarse en el banco de Barcelona. (Foto: Rafael Marchante / AFP)

Quique Setién no volverá a sentarse en el banco de Barcelona. (Foto: Rafael Marchante / AFP)

Pese a las consideraciones de sus adversarios políticos, el presidente parece decidido no solo a seguir, sino también a tomar decisiones fuertes en las próximas horas. Todo indica que la primera será el despido de Quique Setién, en cuyo calendario blaugrana quedan muy pocas hojas.

Si bien el entrenador cántabro, que llegó al club en enero, tiene un año más de contrato (y opción para renovar por uno más), su salida es cosa juzgada. Según Mundo Deportivo, la decisión estaba tomada incluso antes de la debacle ante el Bayern y uno de los motivos sería la mala relación que el DT y su ayudante, Eder Sarabia, mantienen con algunos de los referentes del plantel.

La carrera para su reemplazo ya se largó. El preferido de la dirigencia en Xavi Hernández, quien ya fue tentado en enero, tras el despido de Ernesto Valverde, y declinó la oferta. En junio renovó su contrato con el Al Saad catarí, aunque incluyó una cláusula de salida que podría ejecutar si quisiera partir al club en el que jugó 17 temporadas.

Mauricio Pochettino, uno de los candidatos para dirigir a Barcelona. (Foto: Giuseppe Maffia / Sportphoto24 / DPPI DEPORTES)

Mauricio Pochettino, uno de los candidatos para dirigir a Barcelona. (Foto: Giuseppe Maffia / Sportphoto24 / DPPI DEPORTES)

La primera alternativa que baraja la prensa catalana es Mauricio Pochettino, quien se encuentra desempleado desde que Tottenham lo despidió en noviembre. La barrera que lo separa es su identificación con el Espanyol (club en el que jugó y dirigió) y una declaración del santafesino que muchos barcelonistas no olvidan.

“Nunca voy a ser entrenador del Barcelona o del Arsenal porque estoy muy ligado al Espanyol y al Tottenham. Prefiero trabajar en mi granja de Argentina que ir a entrenar a ciertos clubes”, aseguró durante una conferencia de prensa en enero de 2018, cuando trabajaba en Inglaterra.

Hace dos semanas, en una entrevista publicada en el diario El País, Pochettino fue consultado al respecto y matizó sus dichos que, según explicó, respondieron a la necesidad de salir al cruce de los rumores que ya entonces lo vinculaban con el gigante catalán. “Cuando me preguntaron, quise zanjarlo de forma drástica; no quise faltar el respeto al Barcelona. Se pueden decir las cosas de forma diferente. No soy arrogante y no me gustó hacer una declaración como esa. Quizá ahora no lo haría porque en la vida nunca se sabe qué pasará”, sostuvo. Fue un guiño que ahora podría cobrar valor.

Ronald Koeman, que jugó seis temporadas y obtuvo 10 títulos en Barcelona, duruge al seleccionado de los Países Bajos desde febrero de 2018. (Foto: Piroschka VAN DE WOUW / ANP / AFP)

Ronald Koeman, que jugó seis temporadas y obtuvo 10 títulos en Barcelona, duruge al seleccionado de los Países Bajos desde febrero de 2018. (Foto: Piroschka VAN DE WOUW / ANP / AFP)

En la danza de nombres, junto al argentino aparecen también en la pista Ronald Koeman, un histórico del club, quien está dirigiendo al seleccionado de los Países Bajos, el ex entrenador de Juventus Massimiliano Allegri y el francés Thierry Henry, quien actualmente se desempeña en el Montreal Impact de la Major League Soccer estadounidense.

En la decisión no tendría voz el secretario técnico del club, el francés Eric Abidal, cuyo horizonte parece ser también el de la puerta de salida. Según consigna Sport, Abidal, principal impulsor de la llegada de Quique Setién, mantuvo su respaldo al entrenador incluso después de consumada la goleada ante el Bayern, lo que terminó de agotar su crédito. Para él no habría reemplazante durante los meses de mandato que le restan a Bartomeu.

También se esperan cambios drásticos en el plantel, que ya se encuentra licenciado tras su regreso a Cataluña. “El club necesita cambios, de todo tipo, estructurales. Nadie es imprescindible. Yo soy el primero que me ofrezco a irme si hace falta sangre nueva y cambiar esta dinámica”, propuso Gerard Piqué el viernes.

La política de contrataciones de los últimos años para renovar el plantel no dio resultado. El viernes, Barcelona salió a la cancha con un equipo cuyo promedio de edad era de 29 años y 329 días. En el banco, estaban sentados los franceses Antoine Griezmann y Ousmane Dembélé. En el del Bayern, el brasileño Philippe Coutinho, quien luego entró e hizo dos goles. Ellos tres fueron los fichajes más caros de los últimos tres años. Ninguno terminó de encajar. Toda una señal.

Lionel Messi abandona el Hotel Sheraton de Lisboa tras la eliminación de Barcelona de la Champions League a manos de Bayern Múnich. (Foto: Lluis Gené / AFP)

Lionel Messi abandona el Hotel Sheraton de Lisboa tras la eliminación de Barcelona de la Champions League a manos de Bayern Múnich. (Foto: Lluis Gené / AFP)

¿Y Lionel Messi? El viernes optó por el silencio. Después de semejante golpe, los rumores no tardaron en escucharse. En la prensa italiana se martilla con la chance de que llegue a Inter, a partir de una millonaria inversión del holding chino Suning, propietario de la porción mayoritaria del paquete accionario del club milanés.

El rosarino tiene contrato vigente hasta el 30 de junio del año próximo y la demora en su renovación no hizo más que alimentar las conjeturas. Si Inter quisiera contar con él ahora, tendría que pagar la cláusula de rescición de 700 millones de euros, una movida que suena inverosímil incluso en el inverosímil ecosistema del fútbol europeo.

Otra opción sería negociar con la dirigencia catalana, que hasta el momento no se mostró demasiado dispuesta a ello, aunque la voluntad del rosarino y la crisis dirigencial podrían tallar. La tercera carta para los italianos es que el futbolista decida no extender su vínculo y esperar hasta el 30 de junio próximo para llevárselo.

Mirá también

Mirá también

MFV



Fuente: Clarin.com

Compartir