Barcelona | Quique Setién y Abidal serán fulminados, Bartomeu resiste



Barcelona | Quique Setién y Abidal serán fulminados, Bartomeu resiste 1

EI terremoto de Lisboa ya tiene sus dos primera víctimas a falta de confirmación oficial: Quique Setién y Éric Abidal serán los primeros en pagar los platos rotos de la humillación más grande de la historia del Barça. Pero la onda expansiva de la debacle blaugrana no afecta únicamente al plano deportivo. Institucionalmente, la entidad vive sus horas más agitadas. A Bartomeu se le acumulan los problemas. Está siendo presionado para presentar su dimisión y convocar elecciones, pero todo apunta a que el presidente, que está en su último año de mandato, resistirá y como mucho anunciará la fecha electoral para el próximo 15 de marzo, la fecha más cercana que permiten los estatutos del club. Todas estas decisiones se concretarán en una junta directiva extraordinaria convocada para mañana lunes. De momento, el presidente quiere tomar perspectiva tras regresar de Lisboa con un club en llamas.

En el Barça hay más incógnitas que respuestas y las posibles decisiones cambian cada hora. La jornada de ayer en el entorno blaugrana fue frenética y los teléfonos echaban humo.

A día de hoy la única certeza es el relevo en la parcela deportiva. La era Setién ha terminado y Abidal también será sacrificado. El club ayer ya se puso en contacto con los abogados del técnico cántabro, al que le quedan dos años de contrato, para negociar los términos de la liquidación, aunque desde la directiva reconocían que aún no le habían dicho nada pero apuntaban que «es un hombre de fútbol y sabe lo que hay».

Respecto al secretario técnico, la cuestión se complica más por culpa del protocolo del coronavirus. Abidal estuvo el martes con Umtiti, que dio positivo por COVID, y se quedó aislado en su habitación del hotel de concentración, no pudo asistir al partido y tampoco regresar con el resto del equipo ayer por la mañana en avión. Regresó solo en coche.

Candidatos. Con la decisión ya tomada de prescindir del técnico, se abre el abanico de ver quién es el sustituto de Setién. Principalmente, hay cuatro candidatos: Pochettino, Xavi Hernández, Ronald Koeman y García Pimienta, el entrenador del filial. A lo largo del caótico día de ayer todos ellos fueron subiendo y bajando en las apuestas en una jornada de locos.

De entrada, Pochettino era el mejor colocado. El pasado jueves 6 de agosto cenó con Ramon Planes, adjunto a la secretaria técnica del club y con quien mantiene una estrecha relación de amistad, y con Iván de la Peña, representante entre otros del central del City pretendido por el Barça Eric García , en el mismo restaurante barcelonés donde Bartomeu cerró el fichaje de Griezmann hace algo más de un año.

Bartomeu también mantiene muy buena relación con el argentino, pero parte de la junta y la opinión pública blaugrana recela de su figura porque Pochettino dijo: «Antes de entrenar al Barça me voy a mi granja». Su pasado españolista tampoco ayuda, aunque hace una semana concedió una entrevista al El País matizando sus palabras.

El rechazo a Pochettino le hizo perder enteros a lo largo de la jornada y se los hizo ganar a Ronald Koeman, seleccionador holandés, mito del Barça y al que no le temblaría el pulso para afrontar una limpia en el vestuario. En su contra juega su contrato con Holanda y que hace poco sufrió un amago de infarto.

Xavi Hernández sería el candidato de consenso y el deseado por el vestuario, pero no parece dispuesto a subirse en el mismo barco que el de esta junta. Teniendo en cuenta que quedan meses de mandato una opción sería el de apostar por un técnico de transición como García Pimienta a la espera que la junta entrante eligiera a su técnico.

Elecciones. Cualquier decisión deportiva está vinculada al calendario electoral. A pesar de la presión mediática y del entorno opositor para que se convoquen los comicios cuanto antes, Bartomeu resistirá y su intención es la de anunciar tras la junta del lunes la fecha electoral.

La teoría de los defensores de no precipitar los acontecimientos se fundamenta en que esa decisión paralizaría a un club que necesita actuar cuanto antes y al que le urgen decisiones.

De entrada, la de cambiar el técnico está tomada, pero quedan muchas cosas por hacer y el futuro del club depende de lo que se decida en los próximos días.



Fuente: As.com

Compartir