Barcelona | La semana frenética del Barça



Barcelona | La semana frenética del Barça 1

Después de semanas de parálisis, al menos públicas por el histórico desastre de Lisboa, el despido de Setién, la dimisión de Abidal, el burofax de Messi y el anuncio del voto de censura, esta es la semana de Ramon Planes y Koeman en el Barça. Aun acorralado como está, Bartomeu pronunció su clásica frase el pasado sábado («el club no se para») y, con el Villarreal a menos de una semana vista y el holandés apretando, es el momento de darle forma definitiva a la plantilla. Ramon Planes, secretario técnico azulgrana que tomó el mando de las operaciones tras la marcha de Abidal, ha trabajado durante cinco semanas para tratar de, en coordinación con Koeman, intentar dejarle un grupo relativamente competitivo al holandés. Todavía, sin embargo, hay muchos frentes abiertos es Can Barça. Este es un informe de los mismos.

Lateral derecho. Después de tres temporadas como azulgrana, Nelson Semedo se marcha al Wolverhampton de la Premier en una operación que, según diversas fuentes, dejará unos 35 millones en las arcas azulgrana. Al mismo tiempo, Moussa Wagué se marcha cedido al Paok de Salónica una temporada. Los griegos se hacen cargo de la ficha del senegalés. Con Sergi Roberto como único lateral derecho, y no puro, de la plantilla, es urgente reforzar la posición. El deseado por el Barça es Sergiño Dest, joven de 19 años con doble pasaporte (holandés y estadounidense) que juega en el Ajax, pero al que también quiere el Bayern. El Barça pretende incorporarlo cedido con una opción de compra obligatoria. El plan B del Barça es el bético Emerson, de quien posee el 50% y que, en principio, iba a incorporarse en 2021. Podría adelantar su marcha. Hay una tercera vía, Max Aarons, internacional Sub-21 inglés del Norwich, que también es vigilado por el Bayern.

El central. Piqué, Araujo y Lenglet, este último pese a su titubeante Gamper, tienen un puesto asegurado. La cuarta plaza de central está reservada para Eric García. El Manchester City pide 18 millones de euros por el catalán, que el Barça espera sacar del traspaso de Jean-Clair Todibo. Nápoles y Rennes están detrás del central frances, que no ha cuajado pese a llegar como un fichaje de gran futuro por el que en su día se interesó la Juventus.

Lateral izquierdo. Un nuevo frente abierto en el Barça debido al interés del Atalanta en Júnior Firpo. El dominicano con pasaporte español no convence a Koeman. Si Júnior sale, el Barça estaría en la obligación de fichar a un suplente de Jordi Alba porque Miranda tampoco cuenta para el técnico holandés y otro canterano, Akieme, se ha marchado cedido al Almería. Estupiñán gustaba, pero se ha ido al Villarreal.

Fichas. La marcha de Vidal, a quien le quedaba un año de contrato como Rakitic, ha aliviado la presión salarial que tiene el Barça con las fichas. Vidal deja un millón de euros en las arcas del Barça y ficha dos años por los neroazzurri. El Barça se queda con Pjanic, De Jong, Busquets y Aleñá como centrocampistas. Si se incorpora un lateral derecho, Sergi Roberto será el comodín, pero tampoco se puede dar por cerrada la carpeta de Wijnaldum. La llegada de Thiago al Liverpool deja al holandés en una situación comprometida. En principio, el holandés ha decidido quedarse después de una conversación con Klopp, pero el Barça puede volver a la carga.

El caso Riqui Puig. Según informó ayer el diario Sport, Riqui Puig ha desoído el consejo de Ronald Koeman y quiere quedarse en el Barça. El de Matadepera, que tiene previsto reunirse esta semana con el club para estudiar la situación, pretende demostrar a su entrenador que se equivoca. Riqui tiene contrato hasta 2021 con el Barça pero si pasa a ser jugador de la primera plantilla, lo ampliaría hasta 2023. Koeman ha visualizado que tendrá pocos minutos, así que decidió que lo mejor era ser honesto con el flamante internacional Sub-21 y le ha recomendado salr. Pero Riqui no quiere. Y no es la primera vez que desoye consejos. Hace unos meses que Patrick Kluivert, responsable del fútbol formativo del Barça, le recomendó algo similar y el canterano le contestó que él reportaba con Abidal. Otro caso abierto.

La marcha de Suárez. Después de seis años de éxitos, y de convertirse en el tercer máximo goleador de la historia del club, el uruguayo se marcha. Su trayectoria ha sido brillante. Su final, feo. Se encastilló hasta que ha conseguido que el Barça le pague parte de la ficha. Mañana será su despedida como jugador azulgrana. Sus problemas en la rodilla derecha y ciertos comportamientos en el vestuario, donde había adquirido mucho poder, empujaron al club a tomar la decisión de comunicarle que no era parte del proyecto. Messi se queda sin sus dos mejores amigos en el vestuario, Vidal y el uruguayo cazador, casi el mismo día. El hueco de Suárez va a ser mucho más difícil de llenar de lo que muchos piensan. En el club también son conscientes de ello, pero entendían que su ciclo había tocado fin.

El delantero. La marcha de Suárez, y los ingresos por Semedo, Todibo, Júnior y tal vez Rafinha, otro de los jugadores que debe rescindir, abrirán la puerta al fichaje de un delantero. No se descarta un último intento por Lautaro Martínez. Ni a un tapado. Pero el deseo de Koeman es Memphis Depay, que acaba contrato en 2021. El Lyon estaría dispuesto a venderlo por unos 25 millones.

 



Fuente: As.com

Compartir