Barcelona | Alba ‘llama’ a Luis Enrique


Camino de los 32 años, que cumplirá el próximo 21 de marzo, Jordi Alba consiguió en Granada el primer doblete de su carrera profesional con un club. Antes, le había marcado dos goles en el mismo partido a Nigeria con la Selección en la Copa Confederaciones de 2013… Pero nunca es tarde; y Alba, autor de otros goles para el recuerdo como el que consiguió ante el Milán en la noche mágica del 4-0, se vistió de héroe para hacer el 2-2 en Los Cármenes, en el mi nuto 92, con un remate en el que metió la cabeza con valentía mientras Domingos Duarte le tocaba ligeramente con la pierna en la cara.

Felicidad para Jordi Alba, lateral cuyo crédito ha pasado muchos meses en entredicho. Especialmente, desde la noche negra de Liverpool. El documental Matchday de Rakuten le sacó entre lágrimas al descanso, cuando el Barça sólo perdía 1-0. Una pérdida del lateral, desanimado antes de tiempo por una oportunidad que había fallado en la primera parte después de un pase de Messi, originó el 2-0. Alba terminó la temporada 2018-19 con otra mala actuación en la final de Copa, donde fue desbordado por Carlos Soler en la final del 2-0. El curso pasado también fue de los más señalados por la caída del equipo. Y, junto a Busquets, estuvo en la cuerda floja después del 2-8 contra el Bayern. Por las circunstancias que fuese, entre ellas la larga duración de sus contratos, Koeman decidió contar con elllos.

Pero les pidió compromiso. Y Alba, como Busquets, se ha aplicado. Tanto que el lateral ya lleva tres goles y diez asistencias esta temporada. A estas alturas, ya ha mejorado los registros de la temporada pasada, cuando en todo el curso sumó dos goles y nueve asistencias. No es un secreto que Alba sufre en defensa y, como ejemplo, basta con atender al partido de la Supercopa frente al Athletic. O contra la Real. Pero, en la balanza, su peso en el ataque sigue dándole muchísimo al Barça. ¿Y a la Selección?

Estadísticas de Jordi Alba contra el Granada.

Estadísticas de Jordi Alba contra el Granada.

Es la otra obsesión del jugador de L’Hospitalet, regresar a la Roja. Luis Enrique no ha contado con él en su segundo ciclo como seleccionador. Gayá y Reguilón le han respondido. Pero el asturiano lleva a gala la meritocracia, ser un entrenador justo. A tenor de su rendimiento, Alba podría tener una oportunidad. «Tengo ganas de volver, pero el seleccionador tiene dónde elegir. Yo puedo dar mucho, pero no es mi decisión. Ojalá pueda ir, pero si no lo hago me quedaré en casa con mi familia. No puedo hacer otra cosa», explicó recientemente en una entrevista a El Día Después el lateral, que en Granada demostró que todavía puede dar grandes noches al Barça. Y hacer cosas nuevas, como su primer doblete como futbolista profesional de un club.



Fuente: As.com

Compartir