Árbitro denuncia que Popeye intentó soborno a favor de Atlético Nacional, campeón Copa Libertadores 1989 | Copa Libertadores



Árbitro denuncia que Popeye intentó soborno a favor de Atlético Nacional, campeón Copa Libertadores 1989 | Copa Libertadores 1

Un nuevo manto de duda ha caído sobre el título de la Copa Libertadores que ganó Atlético Nacional en 1989.

La nueva suspicacia se ha despertado por una entrevista que dio el árbitro argentino Carlos Espósito a la Radio La Red de su país, en la que contó cómo alias ‘Popeye’, lugarteniente de Pablo Escobar entre los años 80 y 90, le ofreció miles de dólares a la terna arbitral para favorecer al club ‘verdolaga’ en la semifinal contra Danubio.

El juez explicó que desde su llegada a Medellín, el 17 de mayo de 1989, él y sus compatriotas Bava y Gnecco fueron presionados, que desde el aeropuerto les contaban sobre asesinatos de árbitros en el país y que el momento más difícil fue cuando el reconocido delincuente ‘Popeye’ entró a la habitación del hotel.

«Atrás de ellos entró el famoso Popeye, bien vestido, de traje y corbata, con un maletín: lo abrió y dijo acá hay 250 mil dólares, es de ustedes, llévenselo, van a salir de Colombia sin problema. Rompieron todo, no dejaron cable sano, estaban todos drogados. Nos miramos, dije ‘nosotros vinimos a trabajar como corresponde’. Él cerró el maletín y nos dijo la vida d ustedes acá no vale nada y en Buenos Aires nos puede costar 1.000 dólares cada uno. Se fueron. Insistieron pero volvimos a decir que no. No sabíamos para dónde arrancar, yo ingenuo dije ‘agarremos las maletas y nos quedamos a dormir en el aeropuerto’, contó el árbitro.

«Pero Gnecco, que conocía Colombia, y que una vez le habían bajado una puerta de un tiro, me gritó: ‘¡Escuchame pelotudo -sic-, nosotros de acá no nos podemos mover!’. Me asomé por la ventana y abajo había cinco tipos que no se movían. Pensamos en llamar a Grondona. Al otro día, sin dormir, salió Bava a comprar cigarros, a pesar de que habíamos dejado de fumar hacía meses. En eso vino un árbitro, voy a dar el apellido: Sierra. Y nos dijo que nos debíamos levantar porque había que ir a sacar un permiso de trabajo», añadió.

Los hechos a los que se refiere ocurrieron un día antes del partido en el Atanasio Girardot, que, según él, así se desarrolló: «Al llegar a la cancha, nos dejaron el auto a unos 300 metros de la entrada. Estábamos rodeados. Llegamos al vestuario y el árbitro colombiano que nos había visitado en el hotel se apareció con una virgen. Gnecco le pegó una patada a la virgen que voló no sé adónde. Ahí llegó el jefe de policía de Medellín y le expliqué que apenas terminaba el partido nos teníamos que ir al aeropuerto. Me explicó que si ganaba Nacional iba a ser difícil por la fiesta. Pobre hombre, si ven la serie de Escobar, a los pocos días lo acribillaron…» 

«El partido terminó 6-0. En alguno de los goles, lo miré a Bava y nos hicimos la cruz. Al final hubo como 15 muertos por la gente que salía a los balcones y tiraban los tiros al aire. Nos terminados yendo al aeropuerto. Y estaban los uruguayos, que se tomaban el mismo vuelo. Vino el presidente de Danubio, un tipazo, y me preguntó si la habíamos pasado mal. Sabían todo. A ellos les había pasado lo mismo» , dijo el entrevistado.

«No íbamos a contar nunca esta historia. Pero alguien abrió la boca. Después, como se destapó, fuimos a ver a Julio, y Julio llamó al presidente de Colombia», concluyó Espósito.

La llave contra Danubio acabó 0-0 en Montevideo y 6-0 en Medellín. En la final los verdes se impusieron, en definición por penaltis, 5-4 a Olimpia, en el estadio El Campín de Bogotá. En 1993 murió Escobar en un operativo policial y alias ‘Popeye’ murió de cáncer en 2019. La versión del árbitro no tendrá contraparte.





Fuente: Futbolred

Compartir