Aprobados y suspensos del Barça: Junior y Mingueza sufren


Neto: El brasileño cumplió el expediente en un partido bastante plácido, a excepción del algún momento puntual en la segunda parte. En el gol pudo haber puesto una mano más dura para evitar el rebote, pero tampoco se le puede señalar por este pequeño déficit. Muy bien en el juego de pies.

Escudo/Bandera Barcelona

Mingueza: No es lateral derecho. Se le nota incómodo, inseguro, sin recursos y poco acertado. Nunca supo aportar soluciones en la banda derecha, sufriendo tanto en defensa como en ataque. Cada día que pasa está claro que no puede seguir jugando más en la banda.

Araujo: Espectacular. Si además tuviera más lucidez y criterio a la hora de sacar el balón, estaríamos hablando de un central que podría marcar una época. Ha de mejorar con el balón en los pies porque en el resto de facetas es a día de hoy un central ‘top’.

Lenglet: El francés fue el recurso más utilizado para asear el balón desde propio campo, cumpliendo con creces con la misión encomendada. Solvente en defensa y muy atento a la hora de dar salida al balón.

Junior: Se marchó cabreado del campo. Motivos no le faltan porque no se puede jugar peor. Una nueva oportunidad lanzada a la basura del dominicano. Inseguro en defensa y desacertado en ataque. Envió auténticos melones al área, frustrando jugadas clarísimas. De hecho, su mejor asistencia fue de rebote, porque su destino no era De Jong, como acabó siendo, que acabó enviando el balón al larguero.

Sergio Busquets: Su primera parte fue un monumento al fútbol, recuperando decenas de balones y repartiendo juego a su antojo, con pases de treinta metros para romper las líneas de presión del rival, sobre todo una espectacular a Messi. Tras el descanso, su juego bajó uno o dos escalones, pero mantuvo el tipo gracias a su inteligencia táctica y saber estar en el campo. El equipo le echará de menos este domingo, ya que no estará ante el Athletic al cumplir ciclo de tarjetas.

De Jong: De menos a más. Empezó más tímido que de costumbre, sin participar mucho en el juego, tal vez eclipsado por un enorme Busquets. Pero el holandés se fue creciendo a medida que avanzaba el partido y mostrando su mejor cara. Envió un balón al poste, preludio de su recital de juego ofensivo, con una gran pase al espacio a Griezmann para que asistiera a placer a Messi y luego aprovechando la asistencia de Alba para rematar el partido.

Riqui Puig: Jugó por primera vez esta temporada más de 45 minutos, en concreto 67. Pero en esta ocasión estuvo demasiado precipitado, queriendo demostrar muchas cosas, consciente que las oportunidades aparecen en cuentagotas en este Barça. Sin embargo, se quedó a medio camino. No jugó mal, pero no fue ni de lejos su mejor partido. Aun así, estuvo cerca de marcar su segundo gol con el primer equipo, enviando un balón a la escuadra.

Trincao: El portugués sigue sin completar un partido redondo. Es verdad que protagonizó jugadas interesantes, que le hicieron un penalti de libro y que demostró alguna mejoría respecto a anteriores partidos, pero sigue siendo muy irregular en su juego, fallando además una ocasión clarísima solo ante el portero. Tampoco le ayudó Mingueza en los apoyos por la banda derecha, teniendo que buscarse la vida él solito.

Messi: Al argentino se le vio con muchas ganas y muy motivado durante todo el partido. Acosado y muchas veces derribado por el rival, Leo supo superar todas las adversidades, césped incluido. Envió un balón al larguero de lanzamiento de falta y puso las tablas en el marcador tras un pase generoso de Griezmann.

Griezmann: El delantero es un ejemplo de trabajo y profesionalidad en el campo, luchando por todos los balones y sacrificándose en defensa, pero le sigue faltando ser más resolutivo. Demostró su gratitud dando un gol en bandeja a Messi.

CAMBIOS:

Alba: Superlativo. Entró en el minuto 67 por un decepcionante Junior y en dos minutos ya se había apoderado de la banda izquierda. El juego del equipo se volcó por su banda y desde esa posición llegó el segundo gol, tras un gran pase de Messi, que sirvió al lateral a asistir de forma precisa a De Jong.

Pedri: No fue la revolución de otros partidos, pero su juego deslumbró en más de una ocasión.

Dembélé: Estuvo menos participativo y activo, partiendo en esta ocasión desde la banda derecha.

Braithwaite: Jugó seis minutos. Apenas intervino en el juego.



Fuente: As.com

Compartir