Amancio rememora la sexta Copa de Europa: «Íbamos a ciegas…»


El 11 de mayo de 1966 el Real Madrid se proclamó por sexta vez como mejor equipo de Europa. Fue en el Stade du Heysel, en Bruselas, ante el Partizan y remontando un 0-1. Los goles de aquella noche fueron obra de Amancio Amaro y Serena, que le dieron la vuelta al marcador en cuestión de cinco minutos. Con un once completo de futbolistas españoles, el Madrid volvía a levantar la Copa de Europa. Ahora, el protagonista del primer tanto madridista, Amancio, ha rememorado aquello en la televisión del club, justo el día en el que se cumplen 54 años del triunfo.

Escudo/Bandera Real Madrid

Gesta en Bruselas: «Fue un sueño. Lo teníamos todos. Pretendíamos al menos poder ganar una. Gento decía que fue la más importante porque éramos un equipo casero, por eso tuvo tanta importancia para nosotros. La vivimos con una emoción enorme y estamos muy orgullosos de haberlo logrado».

Equipo español: «Por eso era casero. La mitad venían de la cantera. Santiago Bernabéu decía de la cantera que se conformaba con que saliera un jugador por temporada y nosotros éramos muchos. La mayoría éramos jóvenes además, para alcanzar ese ansiado trofeo».

Cómo fue la final: «Había un sentimiento, el sentir de lo que significaba el Madrid: luchar, no desfallecer, igualar, remontar… No bajamos los brazos y en una jugada pude hacer un doble regate y conseguir marcar. También fue un gran disparo el de Serena desde fuera del área por la escuadra. El público se echó al campo y se tuvo que parar el partido. Luego continuó y tal como se desarrolló sufrimos un poco porque el Partizan era un gran equipo. Íbamos a ciegas, no sé si el Partizan tenía información nuestra». 

Formato: «Era más complicado el de antes. En nuestra etapa solo jugábamos los campeones, no había otra posibilidad. Hay países donde su nivel no era muy grande, pero el Feyenoord, el Partizan o el Inter eran equipos muy fuertes. Se ganaba a base de lucha, entrega, fe…».

¿Cuánto costaría ahora Amancio?: «Lo tendríais que decir vosotros. Los que me han visto jugar podrían valorarlo. Ahora no estoy cotizado, pero valdría mucho dinero. Una de las virtudes que pides de un jugador es que sea habilidoso, rápido, valiente en el área. Tuve la suerte de reunir estas características. Las patadas que daban antes eran de marca mayor».

Momento más feliz: «Mi carrera en el Real Madrid porque recibí un trato excepcional. Estoy muy orgulloso de haber dado todo lo que llevaba dentro».

Su nieto, canterano: «El chaval tiene buenas cualidades. Esto es un camino de escalones y tiene que ir subiéndolos uno a uno. Con superación, lucha y entrega se cumplen los sueños».



Fuente: As.com

Compartir