Alavés | Que fue de…. los guerreros del Alavés de la final de UEFA



Alavés | Que fue de.... los guerreros del Alavés de la final de UEFA 1

MARTÍN HERRERA. Vive en la localidad argentina de Río Cuarto, en la provincia de Córdoba. Desde 2013 es delegado de la Agencia Córdoba de Deportes en Argentina. Desarrolla programas de fomento deportivo. Se retiró en 2008 en el Estudiantes Rio Cuarto. Previamente, y después de su paso por Vitoria, estuvo en el Fulham británico.

COSMIN CONTRA. Tras dos temporadas en el Alavés, fichó por el Milan y luego jugó en el Atlético de Madrid, West Bromwich Albion, Getafe y Timisoara, su localidad natal en Rumanía. Como entrenador, perteneció al Timisoara, Fuenlabrada, Ploiesti, Getafe, Alcorcón, Guangzhou chino y, actualmente, es el seleccionador absoluto de Rumanía. Cuando no reside en su país de origen, lo hace en Madrid donde se estableció tras sus pasos por Atlético y Getafe.

DAN EGGEN. Vive en Noruega, su país natal. Tras cuatro temporadas en el Alavés, fichó en 2003 por el Glasgow Rangers de Escocia. Colgó las botas en el Le Mans de la Liga francesa. Empezó una carrera como entrenador, pero actualmente se dedica sobre todo a la música. Es el mánager de la banda El Caco. También colabora con la federación noruega dentro del departamento de desarrollo.

ANTONIO KARMONA. Natural del Bermeo, pertenece a la estructura técnica del Athletic. Es el encargado de espiar a los rivales de los rojiblancos. Viaja a los campos de España dos semanas antes del cruce con los leones y envía informes a Gaizka Garitano. Estuvo siete años en el Alavés y fue el capitán en la final de la Copa de la UEFA. Se retiró como jugador del Eibar.

ÓSCAR TÉLLEZ. Hizo una buena fortuna pero la dilapidó pronto y tuvo que dedicarse a otros menesteres. Fue entrenador en varios equipos de la Tercera y Preferente madrileña, fue recogedor de equipajes en el aeropuerto de Barajas, montador de muebles por toda España y, actualmente, trabaja en una empresa que construye autobuses en la localidad navarra de Alsasua. Vive en Vitoria desde hace año y medio.

DELFI GELI. Actual presidente del Girona de Segunda división. Fue el triste protagonista del gol en propia puerta que liquidó la final. “Es un recuerdo que no me gusta tener. Intento que pase solo unos segundos por mi cabeza”, suele decir. “Prefiero quedarme con otros detalles de aquella final”, añade. Terminó su carrera deportiva en el Girona en 2005 y es presidente de esta entidad desde 2015.

HERMES DESIO. Vive en Argentina, su país natal. Estuvo seis años en el Alavés y se retiró del fútbol en 2003. Desde 2013 es el coordinador deportivo del Club Estudiantes de La Plata en Argentina. También ha colaborado con la estructura técnica de la Federación de su país y una de las imágenes icónicas de aquella noche la protagonizó él en el centro del campo llorando, con las manos en cara y totalmente devastado una vez terminado el encuentro.

MARTÍN ASTUDILLO. De Mendoza (Argentina). Amante del vino de su comarca y siempre vinculado al fútbol. Fue cedido a Osasuna en la mitad de la temporada 2008-09 tras nueve campañas en el Alavés. Luego regresó a su país donde militó en Rosario Central, Maipú o Deportivo Guaymallén, club en el que se retiró. Antes de llegar a Vitoria estuvo en el Mendoza y en Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Como entrenador perteneció a Independiente Rivadavia.

IVÁN TOMIC. Formado en las categorías inferiores del Partizán de Belgrado fue integrante de la primera plantilla una vez finalizadas las guerras yugoslavas. En 1998 fichó por la Roma, pero no contó mucho ni para Zeman ni para Capello. Llegó al Alavés cedido y realizó una campaña de ensueño. Tenía mucha técnica y era un jugador clave para Mané. Posteriormente, volvió a la Roma, tuvo una segunda etapa en Vitoria, militó en el Rayo y terminó en el Partizán de nuevo. Hasta 2009 fue director deportivo de esta entidad y luego, seleccionador de Serbia Sub-19 y entrenador del Teleoptik y del Partizán.

JORDI CRUYFF. Actual seleccionador de Ecuador y comentarista de la Cadena SER. Hijo del mítico Johan Cruyff. Como futbolista terminó su periplo en el Espanyol, Metalurg de Ucrania y Malta. Fue director deportivo del AEK Larnaka de Chipre y del Maccabi de Tel Aviv. Fue el autor del empate a 4 en Dortmund con un soberbio cabezazo que permitió al Alavés forzar la prórroga.

JAVI MORENO. El partido giró en torno a él. Marcó dos golazos nada más comenzar la segunda mitad y fue sustituido cuando el partido se había vuelto loco. Mané trató de atar el centro del campo tras la entrada de Smicer en la medular red. El sacrificado fue el jugador que estaba más de dulce. Jugó, tras su periplo vitoriano, en el Milan, Atlético de Madrid, Bolton, Zaragoza, Córdoba, Ibiza Eivissa y Lucena. Ha sido entrenador del Utiel, Novelda o Córdoba entre otros. Valenciano de nacimiento, actualmente reside en Ibiza.

IVÁN ALONSO. Autor del primer gol del Alavés en la final de Alemania. Salió desde el banquillo y consiguió un tanto precioso. Tenía una capacidad de salto envidiable y era muy peligroso en el juego aéreo. Tras su paso por Vitoria fichó por el Murcia, Espanyol, Toluca de México, Nacional de Uruguay (su país natal), River Plate de Argentina. En su palmarés hay un Torneo Apertura con Nacional de Uruguay, un campeonato de su país con el mismo equipo, una Copa argentina con River, una Recopa suramericana con la misma entidad y una Copa Cataluña con el Espanyol.

PABLO GÓMEZ. Vitoriano y perteneciente a una familia vinculada a la hostelería. Actualmente regenta el bar-restaurante Parlamento, situado al lado de la Catedral Nueva de la capital alavesa. Jugó en Aurrera, Lleida, Rayo Vallecano, Valladolid, Levante y Ciudad de Murcia y Alavés y perteneció a la estructura técnica del club albiazul llegando a entrenar al Juvenil. Está considerado como el jugador vitoriano más talentoso de la historia del Alavés, poseedor de una zurda envidiable. Se retiró del fútbol en activo en 2005 en el Ciudad de Murcia.

MAGNO MOCELIN. Brasileño. Entró en el campo en la segunda mitad, pero terminó expulsado en el minuto 98. Era rápido y gozaba de un buen disparo. Amante del golf. Jugaba mucho cuando estaba en Vitoria y lo hace también ahora en su domicilio de Bahía. Estuvo seis años en Vitoria y luego emigró al fútbol holandés y al chipriota (Omonia y AEK). Colgó las botas en Larnaka en 2009, con 35 años.

OTROS JUGADORES DE AQUELLA PLANTILLA: Kike Burgos, Ibón Begoña, Iosu Sarriegui, Raúl Gañán, Pablo Brandán, Jorge Azkoitia, Mario Rosas, Jurica Vucko, Josete Valdeolmillos, Vlatko Djolonga, Asier Salcedo, Nacho Zaragoza y Juan Epitié.

CUERPO TÉCNICO: José Manuel Esnal, “Mané”. Entrenó al Levante, Espanyol y Athletic tras su periplo vitoriano y luego se retiró del fútbol. Se quedó a vivir en Vitoria en lugar de volver a Balmaseda (Vizcaya), lugar donde nació o a Figueras (localidad natal de su mujer). No volvió a entrenar, fue columnista en algún periódico como observador del fútbol y le encanta caminar. Ha realizado varias veces el Camino de Santiago desde puntos de partida diferentes.

ÁNGEL GARITANO. ONDARRU. Segundo entrenador de Mané y amigo personal. Era el encargado de espiar a los rivales que se avecinaban y pasaba los informes al primer entrenador. Vive en Bilbao, frecuenta Ondárroa, su localidad natal y es comentarista de Euskadi Irratia. Retransmite en euskera. Padre de Gaizka y hermano de Ander. No tiene nada que ver con Asier Garitano, actual entrenador del Alavés aunque compartan apellido.

Delfí Geli: «Ha pasado mucho tiempo, pero la decepción sigue viva»

El exjugador gerundense Delfí Geli (Salt; 1969), actual presidente del Girona, reconoció en declaraciones a EFE, que «ha pasado mucho tiempo, pero la decepción fue muy grande. Enorme. Y sigue viva». «Estuvimos muy cerca de ganar, de acabar de redondear un día muy especial para un equipo pequeño que ya había hecho historia al llegar a una final europea, pero todo se nos giró en contra en el último momento con una jugada muy desafortunada», asintió Geli. Nunca olvidará aquel 16 de mayo del 2001 se marcó un gol en propia puerta que, a falta de apenas tres minutos por el final del segundo tiempo de la prórroga, supuso el 4-5 definitivo.

«El recuerdo de aquella derrota, y de aquella acción desafortunada, lo tengo muy presente. A veces todavía me pasa por la cabeza. No lo he olvidado», aseguró, volviendo al momento más doloroso de su carrera, a aquel partido disputado en el feudo del Borussia Dortmund alemán. El Alavés, tras remontar un 2- 0 y forzar la prórroga con un tanto de Jordi Cruyff en el minuto 88, hincó la rodilla en el minuto 117, ya con dos futbolistas menos y a tan solo tres minutos de la tanda de penaltis.

«En ese momento te sientes culpable, y deseas no existir, y no volver a jugar nunca más, y me sabía muy mal porque veía a la gente súper agradecida y pensaba en cómo habrían estado si hubiéramos ganado, y solo pensaba en disculparte ante mis compañeros», recuerda. Geli asegura que con los años y «aunque los malos momentos siguen doliendo», se aprende a verlo todo «con más perspectiva y a relativizar las cosas».

«Llegar a aquella final fue un gran éxito», reivindicó Geli, con cerca de 350 encuentros en Primera División a sus espaldas e internacional con la Selección. «El fútbol es precisamente esto: momentos buenos y momentos malos a los que tienes que sobreponerte afrontándolos cómo puedes, e intentando mirar el futuro en positivo y seguir siempre hacia adelante», explicó. 

«Fue una decepción enorme, tanto personal como profesional, pero el tiempo, y las experiencias, te demuestran que hay otras cosas muy importantes en la vida. Incluso más que el fútbol. La situación por la que estamos viviendo en la actualidad, por ejemplo, nos ha recordado las prioridades. Y que el fútbol es secundario. Que es muchísimo más importante la salud. La vida», destacó el exfutbolista del Barcelona, del mejor Albacete de la historia, del Atlético de Madrid, con el que consiguió el doblete en la temporada 1995-96, del Alavés y del Girona.

En ese último club ejerce como presidente desde el 2015, coincidiendo con los mejores años de toda la historia de la entidad del estadi Municipal de Montilivi. «El club ha crecido mucho. Pero todavía tiene mucho margen de mejora. La decepción del descenso fue importante, dolorosa, pero ahora estamos luchando para volver a estar en Primera, que sería un éxito», remarcó Geli.

El dirigente destacó que el conjunto de Josep Lluís Martí afronta este esprín final, esta miniliga de once duelos «con muchas ganas e ilusión» de hacer realidad el objetivo del ascenso, pero también «con mucha prudencia». «Estamos convencidos de que lo darán todo para lograrlo. Tenemos una plantilla extensa, que puede responder perfectamente a esta situación; y si todos están a su nivel tendremos nuestras opciones», asegura. El presidente del Girona también explicó que el equipo está trabajando «paso a paso, quemando etapas y subiendo la intensidad día a día, para recuperar la forma, para estar preparados cuando se retome la liga».

Aunque desde el club todavía se desconoce cuando se reanudará la competición, celebró que la Liga pueda finalizarse sobre el terreno de juego: «La liga se tiene que acabar en el césped. Es lo mejor, y lo más justo». «Esperamos que pronto todo vuelva a la normalidad. Y que esta situación excepcional que estamos viviendo no sea más que una etapa ya superada», concluyó Delfí Geli.



Fuente: As.com

Compartir