A 90 años de Uruguay 1930: el primer Mundial de fútbol, el torneo que cambió la historia para siempre


La primera Copa del Mundo de fútbol se jugó en Uruguay en 1930 y este lunes 13 de julio se cumplen 90 años de aquel puntapié inicial. La organización del torneo había comenzado comenzó mucho antes, casi desde el nacimiento de la FIFA​, el 21 de mayo de 1904. ¿Por qué tardó tanto la entidad internacional en tener su propio campeonato? ¿Por qué fue Uruguay el anfitrión? ¿Qué papel jugó Argentina en la elección? ¿Qué sucedía en el mundo? ¿Por qué apenas fueron 13 las selecciones participantes? ¿Qué sucedió en los dos primeros partidos que se disputaron simultáneamente y que dieron inicio al evento deportivo más importante del planeta?

La FIFA nació como una entidad europea continental para discutirles el poder central a los isleños de la Football Association Ld., la fundacional institución inglesa. Esa confrontación llevó varios años. En 1905, en el congreso anual realizado en París entre el 10 y el 12 de junio, se proyectó un campeonato internacional entre las 15 asociaciones que la integraban, divididas en cuatro grupos, con semifinales y final en una sede a designarse. La idea fracasó por las dificultades internas y económicas de varias federaciones. En 1906 asumió la presidencia el inglés Daniel Woolfall, quien afirmó que la FIFA no tenía “las bases suficientes estables” para organizar un torneo internacional.

La competencia, entonces, se circunscribió a los Juegos Olímpicos y, desde 1920, con la FIFA como organizador del torneo. Bélgica (1920) y Uruguay (1924 y 1928) fueron los primeros ganadores de la medalla dorada. Tras el éxito económico alcanzado en Paris y en Amsterdam, llegó el momento de independizarse del Comité Olímpico Internacional.

Mirá también

El 25 de mayo de 1928, en esa ciudad holandesa, se aprobó la propuesta del francés Henri Delaunay de organizar un campeonato del mundo a partir de 1930. Votaron 29 países: 23 a favor, 5 en contra (Dinamarca, Estonia, Finlandia, Noruega y Suecia) y Alemania se abstuvo. La comisión integrada por Delaunay, Félix Linnemann (Alemania) y Hugo Meils (Austria) se encargaría de redactar las bases.

La decisión final se tomaría en el congreso de Barcelona, realizado entre el 17 y el 18 de mayo de 1929. Cinco países se propusieron: Holanda, Hungría, Suecia, Italia y Uruguay. Los dos primeros retiraron su candidatura y Suecia lo hizo en favor de Italia, que a su vez lo hizo a favor de los uruguayos para “demostrar sus sentimientos de simpatía por Uruguay, donde los italianos trabajan y jugaban al fútbol”.

Adrián Beccar Varela, el representante argentino, apoyó a Uruguay por tres razones fundamentales: 1) los excelentes resultados obtenidos en los dos últimos Juegos Olímpicos; 2) el enorme desarrollo del fútbol en Sudamérica en conjunto y en Uruguay en particular; y 3) la celebración de la independencia política de Uruguay en 1930.

El logo del primer Mundial de fútbol: Uruguay 1930.

El logo del primer Mundial de fútbol: Uruguay 1930.

Sin embargo, la clave de la elección pasó por el tema económico. Según el primer reglamento de la Copa del Mundo, el país organizador “debe tomar a su cargo y a fondo perdido todos los gastos de oficina y de correspondencia de sus organismos, así como todas las tasas, impuestos, y otros arbitrios, cualesquiera que sean: gubernativos, provinciales o de Ayuntamientos, los gastos de preparación y entrenamiento de los terrenos”. El 18 de mayo de 1929, Enrique Buero, el representante uruguayo en la FIFA, explicó que tenía el apoyo económico del gobierno de esa nación.

La idea de organización surgió de dos dirigentes del club Nacional, José Usera Bermúdez y Roberto Espil, en febrero de 1929. La Asociación Uruguaya tomó la posta y buscó el apoyo de las otras entidades sudamericanas. Y para respaldar la postulación, la Cámara de Representantes aprobó por unanimidad el viernes 10 de mayo la contribución estatal, el Senado lo hizo el miércoles 15 y el Poder Ejecutivo promulgó la ley el jueves 16. Las buenas noticias llegaron a Barcelona justo a tiempo.

Según cuenta el periodista e historiador uruguayo Luis Prats en La Crónica Celeste, “por esta ley, se pusieron a disposición de la Asociación Uruguaya de Football 300 mil pesos oro ‘en calidad de subvención’ para la organización del torneo y 200 mil más en concepto de ‘préstamo sin interés’ amortizable en 30 años, para la construcción del field oficial”.

Mirá también

Para esa época, la FIFA contaba con menos de 40 naciones afiliadas. Por eso el reglamento original preveía una fase final con 16 equipos como máximo, “divididos en cuatro grupos”, pero contemplaba una inscripción mayor a 16 y entonces el torneo se jugaría bajo el sistema de Copa; es decir, “por eliminación”. Pero sólo llegaron 12 a Montevideo y fueron 13 los participantes.

La economía no ayudaba. El crack de Wall Street ocurrido en septiembre de 1929 había golpeado a todos los países. La Gran Depresión fue un obstáculo, pero no el único. La mayoría de los torneos europeos ya eran profesionales y, aunque estaban en época de receso, muchos no estaban dispuestos a acarrear con los costos de tan largo viaje. Jules Rimet​, el presidente de la FIFA, hizo gestiones personales para convencer a todos. Solo consiguió el apoyo de Bélgica, Yugoslavia y Rumania, además de Francia. Del Norte, Estados Unidos y México. El resto, sudamericanos: Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Paraguay y Brasil.

En el largo discurso dado por Raúl Jude, presidente de la AUF, además de agradecer las gestiones de Rimet para evitar el fracaso del torneo, sentenció: “El Campeonato Mundial de Football será el más grande, por no decir la única fiesta fundamentalmente popular con que celebraremos el primer centenario de la vida institucional de la República”.

El domingo 13 de julio hacía frío en el Río de la Plata y una suave nevada cubría algunos sectores altos de Montevideo. A las tres de la tarde, de manera simultánea, comenzaron los dos partidos inaugurales: uno en Pocitos, la cancha de Peñarol, entre Francia y México; el otro, en el Parque Central, de Nacional, entre Bélgica y Estados Unidos.

En el campo de juego que tuvo el Carbonero entre 1921 y 1933, a los 19 minutos, el francés Lucien Laurent anotó el primer gol de la historia de los Mundiales. “Langilier, wing izquierdo, se desplazó hacia el medio, haciéndole a Laurent, un pase corto. Éste, utilizando su cuerpo, eludió a Rosas, y ya frente al arquero, shoteó corto y hacia uno de los ángulos, penetrando la ball hasta la red”, detalla una crónica de la época.

Mirá también

Francia ganó 4-1 con un jugador menos, porque el arquero Thepot se lesionó a los 23 minutos (en esa época aún no había cambios). En el histórico Parque Central, inaugurado en 1900 y aún escenario de los Bolsos, Estados Unidos goleó 3-0 a Bélgica.

Las recaudaciones logradas ese día son una muestra de la capacidad de cada una de las canchas y del interés que generaron los partidos en el público: en Pocitos se recaudaron 1.482,30 pesos oro (unas 1.000 personas), mientras que en Parque Central, 11.237,30 pesos oro (15.000).

Los momentos más emotivos llegarían unos días después, con la inauguración del Centenario y una nueva demostración de que el mejor fútbol de la época se jugaba en el Río de la Plata.

HS



Fuente: Clarin.com

Compartir