30 días entre el caos, incógnitas abiertas, reclamos judiciales y herederos en pugna


Habían pasado apenas minutos de las 13 del miércoles 25 de noviembre cuando el rumor se convirtió en primicia, en la noticia más triste, en el momento en el que el mundo pareció detenerse. Diego Armando Maradona había muerto y nadie quería creerlo. Porque hacía solo tres semanas había sido operado de un hematoma en su cabeza. Porque para el imaginario colectivo, Diego, ese que tantas veces había revivido, era inmortal. Pero aquel dios terrenal sufrió un paro cardiorespiratorio en la casa que le habían alquilado en el Barrio San Andrés de Tigre y no pudo ser reanimado. Desde entonces, pasaron 30 días de dolor, bronca, caos, reclamos judiciales y una herencia por la que, sin testamento de por medio, pugnan (por ahora) cinco hijos y que promete varios capítulos.

Las letras blancas grandes de cuatro palabras en un fondo negro coparon la portada digital de Clarín: «Murió Diego Armando Maradona». Mientras la televisión proyectaba las imágenes del campeón en México 1986 y su nombre era el único tema posible en las radios del país, el mundo replicaba la noticia de la muerte de uno de los futbolistas más importantes de la historia y anunciaba que el corazón del Diez se había detenido «por un paro cardiorrespiratorio».

En una Argentina consternada, las redes sociales y el Whatsapp eran las vías por las cuales los desprevenidos se enteraban de que la noticia era real, que Diego Maradona se había muerto. Horas después, otros -muchos menos- hacían circular la foto de empleados de la Funeraria Pinier con el féretro abierto del astro, algo que durante el velatorio iba a reservarse a los familiares y amigos en una ceremonia íntima de madrugada en la Casa Rosada.

Ese lugar que el Gobierno ofreció y la familia aceptó se fue poblando mucho antes de que se abrieran las puertas al público a las 6 de la mañana, para una despedida de apenas 10 horas que no bastó y que provocó el caos, el primero de 30 días desde que la noticia que parecía increíble se transformó en real; del día en que Diego Armando Maradona se hizo eterno.

26/11: vigilia, velatorio express, disturbios, caravana y entierro

En medio de una pandemia, las calles anexas a la Casa Rosada se llenaron de gente. Cuando se confirmó que el velatorio de Diego Armando Maradona se haría en la Casa de Gobierno, no se sabía cuánto duraría pero sí que arrancaría a las 6. Por eso, desde la noche del 25 comenzó la vigilia, mientras Claudia Villafañe y sus hijas, Dalma y GianinnaJana MaradonaVerónica Ojeda; las hermanas del Diez; y los campeones de 1986, parte del selecto grupo de la ceremonia privada, ingresaban a despedirlo.

"Diego, querido, el pueblo está contigo". Las calles anexas a la Casa Rosada se llenaron de gente. Foto: Juan Manuel Foglia

«Diego, querido, el pueblo está contigo». Las calles anexas a la Casa Rosada se llenaron de gente. Foto: Juan Manuel Foglia

Cuando el sol salió, la multitud que hacía cola para desfilar por la pasarela encallada, en un recorrido breve y rápido por el interior del salón, estalló en un grito: «Diego, querido, el pueblo está contigo».

Afuera era la cancha que el coronavirus frenó: a lo largo de la Avenida de Mayo hubo cacheos, gritos, controles policiales, gente que se coló, algunos arrebatadores, bombos, barras bravas, canciones. También descontrol, cuando el tiempo se agotó y hubo que persuadir a la gente para que se fuera. La Policía reprimió pero un grupo de barras logró entrar al Patio de Las Palmeras, uno de los sitios emblemáticos de la Casa Rosada. El velatorio se pausó pero la puerta no volvió a abrirse.

A las 17.42, el féretro de Maradona salió de la Casa de Gobierno. Miles y miles de personas siguieron al auto que trasladó los restos de Diego por casi 40 kilómetros hasta Bella Vista en una caravana a la altura del ídolo. Otros cientos aguardaron en las cercanías del cementerio Jardín, donde llegó a las 19. Allí, solo se permitió el ingreso del círculo íntimo. A diferencia de lo ocurrido de día, el entierro, que finalizó minutos antes de las 21, fue íntimo y silencioso.

Cortejo fúnebre de Diego Armando Maradona en el Acceso Oeste. Foto Lucia Merle

Cortejo fúnebre de Diego Armando Maradona en el Acceso Oeste. Foto Lucia Merle

27/11: ¿Qué le pasó a Maradona?

Al dolor por su muerte le siguió la pregunta inevitable: ¿qué le pasó a Diego Armando Maradona aquel fatídico 25 de noviembre? Dos días después, se logró conformar la línea de tiempo desde el martes a las 23.30 hasta el miércoles a las 13.10, cuando el médico de la ambulancia constató la muerte del Diez. Por su parte, la enfermera encargada del turno mañana en la casa del Barrio San Andrés, Gisela, reconoció que la “obligaron” a aseverar en un informe que había controlado a Diego.

Además del aspecto judicial, en los medios crecía otra noticia: la herencia de un patrimonio que nadie sabe bien a cuánto asciende pero rondaría los 50 millones de dólares, entre dinero, propiedades, contratos, joyas y autos de lujo. Mientras tanto, Dalma Maradona le sacaba frivolidad al asunto publicando en su cuenta de Instagram la foto en la que le coloca margaritas en los botines del Diego de Napoli y una carta de despedida: “Te voy a amar y defender toda mi vida”.

Fin de semana de homenajes

Los homenajes que habían comenzado el día de su muerte siguieron en los estadios de todo el mundo el fin de semana posterior. Primero, con polémica, cuando los All Blacks lo recordaron antes de su tradicional haka mientras Los Pumas solo llevaban un apenas perceptible brazalete negro en el partido del Torneo Tres Naciones.

Del otro lado del mundo, en Argentina el fútbol no paró pero el torneo de Primera cambió su nombre y adquirió el de Copa Diego Armando Maradona. Ese domingo se vivió un momento emocionante en la Bombonera, cuando Dalma ocupó un lugar en el palco de su papá y los jugadores de Boca le dedicaron el triunfo contra Newell’s. Un rato antes, Messi había calcado el único gol de Diego con la camiseta de Newell’s -en un amistoso contra Emelec en 1993- cuando le convirtió al Osasuna por la Liga de España, y festejó con aquella casaca del Diez en su paso por el club rosarino.

El homenaje especial de Messi a Maradona y el nexo con Newell's. Foto REUTERS/Albert Gea

El homenaje especial de Messi a Maradona y el nexo con Newell’s. Foto REUTERS/Albert Gea

Luque, del médico y amigo a ¿sospechoso?

La semana que comenzó ya sin Diego Maradona encontró novedades en la causa que pusieron a Leopoldo Luque en un lugar incómodo. Según declararon Dalma, Gianinna y Jana Maradona, el médico estaba a cargo de la salud del Diez y por eso la Justicia allanó su casa y su consultorio. El lunes 30, pese a no estar imputado, Luque se presentó de manera espontánea pero no pudo acceder al expediente. Un día después, pidió la eximición de prisión y el 4 de diciembre el juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, se la dio.

El juez, además, les pidió a los tres fiscales que firman la causa -Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari- que fijaran la carátula, que en principio es «averiguación de causales de muerte» aunque podría ser modificada a medida que avance la investigación, en la que también se siguió el rastro de Agustina Cosachov, la psiquiatra que atendía a Diego Maradona y cuyo consultorio también fue allanado.

"Diego era una persona a la que le podía pasar antes o después. Ahora, ¿tenía criterios para tener una ambulancia en la puerta y un desfibrilador? No. Si hubiese sido así, el cardiólogo no lo hubiese dejado salir de la clínica", le dijo Luque a los medios.
Foto: Luciano Thieberger

«Diego era una persona a la que le podía pasar antes o después. Ahora, ¿tenía criterios para tener una ambulancia en la puerta y un desfibrilador? No. Si hubiese sido así, el cardiólogo no lo hubiese dejado salir de la clínica», le dijo Luque a los medios.
Foto: Luciano Thieberger

La otra causa: la sucesión

Jana Maradona, la hija que Diego tuvo con Valeria Sabalain en 1996 y fue reconocida por el exfutbolista en 2014, inició la sucesión a través de su abogado, Gustavo Pascual, en el Juzgado Nacional en lo Civil número 44, a cargo de Camilo Almeida Pons, el juez subrogante, quien se declaró incompetente. Por eso, el 4 de diciembre la causa cambió de manos y cayó en el Juzgado Nacional en lo Civil número 27, en el que es juez subrogante Jorge Ignacio Sobrino Reig.

Mientras allí intentarán determinar cuál es el patrimonio que dejó Maradona y cuánto le corresponde a cada uno de los cinco hijos reconocidos, hay varios procesos por filiación que podrían terminar por incrementar los reclamos sobre el legado. Justamente, en esos días en los medios aparecieron dos interesados: Santiago Lara y Magalí Gil.

Matías Morla y la marca Maradona

El 4 de diciembre también se conoció que una empresa de Matías Morla, Sattvica, es la propietaria de todas las marcas Maradona: Diego Maradona, Diego, Diegol, El Diez, D10S, La Mano de Dios y otras 30 variantes más. Aunque en principio no pensaba cederlas, luego se informó que será su hermana Kitty Maradona la que las administrará, aunque las ganancias serán repartidas entre las hermanas de Diego y el abogado.

El homenaje pendiente de Gimnasia: 5/12

El plantel de Gimnasia visitó a Vélez (y le ganó) apenas tres días después de la muerte de Maradona. Pero el 5 de diciembre, en su primer partido como local y con Dalma y Gianinna como invitadas, le realizó un emotivo homenaje en la primera aparición pública de las hermanas juntas desde el entierro.

El homenaje de Gimnasia a Maradona y las camisetas a Dalma y Gianinna. Foto dolores ripoll / Pool Argra

El homenaje de Gimnasia a Maradona y las camisetas a Dalma y Gianinna. Foto dolores ripoll / Pool Argra

La batalla Morla-Dalma Maradona: 7/12

La segunda semana que arrancó sin Maradona tuvo un duelo mediático fuerte: el de Dalma y Matías Morla, al que se sumó Gianinna. «A mi hermana no la apura nadie y menos poniendo en duda si somos las hijas de mi papá… Y por último agradeceme… Menos mal que no fuiste al velorio porque la gente que pasaba te gritaba ‘asesino’… Te ahorré un disgusto», escribió la mayor de las hermanas en sus redes sociales.

El inicio de la pelea con Morla: las causas de Diego contra Claudia

Diego Maradona y Claudia Villafañe en una foto de archivo. Se casaron en 1989 pero se conocieron cuando tenían 15 años.

Diego Maradona y Claudia Villafañe en una foto de archivo. Se casaron en 1989 pero se conocieron cuando tenían 15 años.

Dalma y Gianinna defendieron a su mamá cuando Diego le inició una causa judicial en octubre de 2014 por «presunto fraude, estafa y malversación de patrimonio», pese a que su padre las desligó del tema cuando solicitó la auditoría sobre todos sus bienes.

Pero no fue la única causa que le inició, con Morla como abogado. El 28 de enero de 2016, Villafañe fue notificada en Miami del inicio de una causa civil en la que Maradona reclamó objetos valuados en 3 millones de dólares y Claudia quedó imputada por «Defraudación y retención indebida». «El FBI está investigando a Claudia Villafañe», afirmó Morla.

Sin embargo, el 6 de abril Claudia fue sobreseída en la causa por apropiación de objetos de Maradona, por orden de la jueza penal porteña Karina Zucconi. Y el 9 de abril de 2016, la Corte estadounidense determinó que no hubo delito en la compra de bienes que realizó Villafañe.

Todo parecía cerrarse ahí. Pero la ex pareja de Diego -que había sido sobreseída en el fuero penal- recibió un revés a fines de julio de este año, cuando la Cámara en lo Penal Económico revocó un fallo similar a su favor. La Corte Suprema de la Nación definió que la causa se focalizara en un solo magistrado, en este caso López Biscayart, quien se hizo cargo de todo el paquete judicial de Maradona contra su ex mujer.

«Hay un relato de la señora Villafañe y hay una realidad. En su relato de ficción decía que había ganado en cada una de sus presentaciones. Pero en la realidad, en la Justicia, que es donde se demuestran los hechos, nuevamente nos están dando la razón», contraatacó Morla. Mientras Claudia se mantuvo en silencio, fue Dalma la que apareció en los medios para defenderla.

Ante la falta de testamento, un container: 9/12

El miércoles 9, los herederos de Diego que viven en Argentina se reunieron, junto al abogado Mario Baudry, para trazar el camino a seguir ante una ausencia de testamento, ya que en 2016 Maradona había revocado el dictado a favor de Dalma y Gianinna firmado el 19 de julio de 2012 en Buenos Aires. A partir de aquella determinación, incorporada en el Registro de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, en la División «Actos de última voluntad», todos sus hijos quedaron en igualdad de condiciones ante la ley en lo relativo a la sucesión.

Al día siguiente, un contenedor que llegó desde Dubai con pertenencias atesoradas por Maradona quedó bajo la custodia de un espacio de almacenamiento (alquiler de bauleras y depósitos) llamado UNIBOX, en la calle José Ingenieros al 1600, de la localidad de Beccar. 

El rol de las hermanas de Maradona: querellantes y apoyadas por Morla

El 30 de noviembre, Claudia, Ana, María Rosa y Rita Maradona, representadas casualmente por Matías Morla, habían pedido ser “particulares damnificadas”. Y el 11 de diciembre la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de San Isidro lo aceptó.

Diego, con sus hermanos en el bautismo de Diego Matías, en 2019.

Diego, con sus hermanos en el bautismo de Diego Matías, en 2019.

A tres semanas de la muerte, se suma un testimonio de un empleado de Morla

«Soy empleado de Matías Morla». Así se identificó Maximiliano Trimarchi ante los policías que allanaron su casa en la madrugada del martes 15 de diciembre. Allí, los efectivos secuestraron su celular para peritarlo.

La función de Trimarchi, hermano del socio de Morla Marcelo Trimarchi, era ser un chofer a disposición de Maradona, no solo para trasladar personas sino también mercadería.

La autopsia: 23/12

A dos días de cumplirse un mes desde su fallecimiento, se conoció el resultado de la autopsia a Diego Armando Maradona y se descubrió que, a simple vista, le daban psicofármacos pero ningún medicamento para su cardiopatía, lo que provocó la muerte.

El informe toxicológico e histopatológico difundido por el equipo de fiscales evidenció un escenario clínico de alta complejidad. Además, confirmó que no había consumido alcohol ni drogas ilegales previo a su muerte. 

«Todos los hijos de puta esperando que la autopsia de mi papá tenga droga, marihuana y alcohol. No soy doctora y lo veía muy hinchado. La voz robótica. No era su voz. Estaba pasando y yo era la LOCA DESQUICIADA», se descargó Gianinna en Twitter.

Por su parte, el estudio histopatológico arrojó que Diego sufría cinco afecciones: cirrosis, insuficiencia renal crónica reagudizada, miocardiopatía isquémica, coronariopatía ateromatosa y enfermedad pulmonar crónica con signos agudos compatibles con insuficiencia cardíaca.

El féretro donde descansaban los restos de Diego Maradona. Foto: Presidencia.

El féretro donde descansaban los restos de Diego Maradona. Foto: Presidencia.

Un camino largo por delante en la Justicia

La investigación que determinará cómo murió Maradona y si hubo responsables será una misión difícil. Y no será la única: la Justicia también deberá resolver la sucesión ante la falta de un testamento. También deberá resolver cómo y quiénes manejarán la marca Maradona. Asimismo, habrá que esperar para ver cómo avanzan las causas que Diego tenía contra Claudia Villafañe y los juicios de filiación.



Fuente: Clarin.com

Compartir