111 millones de euros es un precio demasiado alto para pagar por Lautaro


Lautaro Martinez
Silvia Lore/Getty Images

La filosofía define la palabra dilema como el «argumento formado por dos proposiciones contrarias disyuntivamente, de tal manera que, negada o concedida cualquiera de las dos, queda demostrada una determinada conclusión». A lo largo de nuestra vida nos encontramos con cientos de dilemas, decenas de decisiones en las que hay que elegir entre dos alternativas, y en el fútbol es una situación que se sucede constantemente.

El FC Barcelona necesita un delantero, un hombre que complete con garantías la línea ofensiva, no como ha sucedido con Dembélé, Coutinho o Griezmann, y el candidato ideal es Lautaro Martínez. El director deportivo del Inter de Milan ha dicho que el argentino solo saldrá a cambio de 111 millones de euros, la cláusula que el jugador y el club estipularon para las dos primeras semanas de julio. Y he aquí la disyuntiva: Lautaro Martínez o los 111 millones de euros. O lo que es lo mismo, ¿vale el delantero de Bahía Blanca esa cantidad?

Para quien aún no conozca a Lautaro hablamos de un delantero centro que en agosto cumplirá los 23 años, que llegó a Italia hace dos veranos después de brillar en Racing de Avellaneda y que, tras un curso de adaptación a la Serie A, esta temporada está destacando de manera notable con 16 goles y cuatro asistencias. El argentino tiene un perfil muy similar al de Luis Suárez por su facilidad para hacer goles al primer toque, su presencia en el área y su agresividad bien entendida.

Estos ingredientes le convierten en el ‘9’ perfecto para recalar en la Ciudad Condal ya sea como complemento del uruguayo o como sustituto, sobre todo una vez que el charrúa no rinda al cien por cien. Sin embargo, son estas mismas cualidades las que le han situado como un referente en su posición, despertando el interés de muchos otros clubes y cobrando una gran importancia en la delantera ‘interista’ que comparte con Lukaku.

Lautaro Martinez
TF-Images/Getty Images

Es por ello que el Inter de Milán, pese a que su valor de mercado ronda los 60 o 70 millones de euros, le ha tasado en una cantidad muy superior. Sus capacidades y su proyección de futuro le convierten en uno de esos delanteros llamados a marcar una época ya sea en Italia, en España, en Inglaterra o en cualquier país en el que desarrolle su carrera. Su importancia en la plantilla y en el juego hacen que el club le ponga un precio mucho más alto para sacar un mayor rédito a su salida.

En cambio, esos 111 millones de euros se presentan como una cantidad demasiado alta para un FC Barcelona que ya ha atravesado dificultades económicas y tendrá que controlar mucho más sus gastos para mantener cierta estabilidad en las crisis que está por venir. Se trataría de una gran inversión, un sobresfuerzo económico importante, para llevar a cabo una operación que entraña un riesgo bastante alto. Además, la experiencia de los azulgranas con sus últimas grandes inversiones, Coutinho y Dembélé, no han tenido un buen resultado.

Si bien es cierto que, por contexto, Lautaro Martínez es el delantero ideal para el FC Barcelona, no parece consecuente invertir tal cantidad en un futbolista que aún tiene que demostrar algo más que una temporada a buen nivel en Europa. La única opción que tendrían en la Ciudad Condal sería realizar una brillante ‘Operación Salida’ este verano en la que llenasen sus arcas con las salidas de jugadores con valor alto o tratar de negociar con la directiva italiana una vez se supere la fecha límite en la que la cláusula está presente.

La otra alternativa que se presenta en el horizonte blaugrana es buscar otro delantero en un mercado de fichajes a la baja debido al coronavirus y a la necesidad de ingresos por parte de los clubes. Encontrar un delantero centro puro con una relativa experiencia en Europa y con proyección es complicado, ero se ha hablado ya de Timo Werner, que está mostrando su mejor versión en Leipzig, tiene 24 años y llegaría a Barcelona por una suma cercana a los 60 millones de euros. Una tercera vía para este dilema que cada vez suena con más fuerza.





Fuente: 90min.com

Compartir